A 27 años de “Appetite for destruction”

0 6

Corría el año de 1987 y una banda se abría camino en el mundo del rock, dicha agrupación se hacía llamar Guns N’ Roses. Con escasos 2 años de existencia y un EP exitoso, Guns se metía al estudio a trabajar en su álbum debut; si bien las expectativas eran altas, ya que en esos 2 años habían formado una fiel legión de fanáticos, nadie vislumbraba lo que estaban por lograr.

El 21 de julio fue la fecha de salida al mercado del esperado debut discográfico de la potente banda angelina, el nombre del mismo: “Appetite for destruction”, título llamativo y sugerente de la vida personal de los integrantes.

Se trata de uno de los álbumes debut más exitosos de la historia, no sólo en venta si no en crítica también. Es un disco poseedor de un hard rock lleno de adrenalina, de incendiarios riffs, potentes bases rítmicas, solos de guitarra de antología y una voz virtuosa.

Guns N’ Roses se desmarca de las bandas glam de la época precisamente en la calidad de las composiciones; Apettite… es un disco sin puntos bajos, está compuesto por 12 portentosas canciones, y no por 2 o 3 sencillos y canciones de relleno, cómo solía pasar en esos años (y en la actualidad también).

A pesar de sufrir censura de parte de MTV debido a la portada del disco, éste logró posicionarse de inmediato en los primeros lugares de ventas y en las estaciones de radio. “Welcome to the jungle”, “Paradise city” y “Sweet child O´mine” se convirtieron de inmediato en hits, y con el tiempo en canciones que rompieron las barreras generacionales.

La riqueza musical de este disco no se limita a estas 3 canciones; canciones como “Nightrain”, “My Michelle”, “Think about you”, “You’re crazy”, Out ta get me”, no desmerecen en calidad y bien pudieron haber sido considerados para ser “sencillos”.

Appetite… ha sido considerado por fans y por la crítica especializada como uno de los mejores discos de la historia, y por otro lado, su influencia en las bandas de esa época fue notoria, extendiéndose dicha influencia a generaciones posteriores.

A 27 años de distancia podemos decir que este disco cambió la vida de Izzy, Axl, Slash, Duff y Adler; pasaron de ser músicos con apetito de éxito a ser rock stars en toda la extensión del término. Además, este disco es sin duda uno de los momentos más altos del rock no sólo de la década de los 80´s sino de toda la historia.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.