Ultimate magazine theme for WordPress.
Porter en foro Didi Epica

EL FRACASO DE ROLLING STONES EN MONTERREY

Publicidad

0 331

El concierto que dio Rolling Stones en Monterrey, el 1 de marzo de 2006, fue un fracaso en taquilla pero un espectáculo memorable.

Texto: Alvarrock García @Alvarrock_GM

Si hablamos de gigantes y leyendas vivientes del rock, inmediatamente tenemos que pensar en Rolling Stones: más de 50 años de existencia, casi 40 discos (estudio y en vivo, sin contar sencillos ni recopilaciones), monstruosas giras, escándalos, éxitos fracasos, hacen de Rolling Stones una de las agrupaciones más grandiosas s e influyentes de todos los tiempos.

Pues a finales de 2005, se hizo el anuncio oficial de que Rolling Stones haría escala en suelo regiomontano, dentro del marco de su gira “A bigger band”; la cita sería el miércoles 1 de marzo de 2006, en el Estadio Universitario. Desde el principio las cosas no pintaban tan bien: no se percibía tanta algarabía en la ciudad, cosa rara para el tamaño de la banda que estaba por venir; además de lo anterior, casi al mismo tiempo se anunciaba que U2 se presentaría el 12 de febrero en el Estadio Tecnológico, anuncia y evento que definitivamente opacaron a Mick Jagger y compañía.

La fecha se acercaba y la venta de boletos para la tocada de los Rolling Stones iba baja (muy baja), incluso se llegaba a rumorar que podría darse un cambio de recinto o hasta una cancelación del evento, pero todo quedó en eso. Ante esta situación se empezaron a regalar boletos en distintos medios de comunicación y algunas localidades bajaron de costo, esto ayudó un poco a que el fracaso no fuese mayor.

Llegó el miércoles 1 de marzo: al parecer los Rolling Stones estaban de muy buen humor, ya que decenas de personas fueron a recibirlos al aeropuerto un día antes, los cuales los escoltaron en caravana hacia el hotel; los preparativos en el Estadio iban bien, en tiempo, se montó un escenario enorme, con pantalla gigante, y gigantescos adornos a los lados, además de que se colocó un pasillo que iba desde el escenario (ubicado en la cabecera sur) hasta la cabecera contraria.

Poco a poco la gente empezó a llegar y a las 8 de la noche se veía una buena entrada en las gradas del Estadio Universitario, pero en el área de cancha estaba casi vacío; cabe resaltar que la cancha se dividió en 3 secciones (las más costosas claro), en las cuales había sillas con meseros vestidos de “pingüino” incluidos, cosa que no iba con el evento. Se dice que ante esto se empezaron a regalar boletos afuera del estadio, en las taquillas y en algunas facultades de la Universidad.

Publicidad

La encargada de abrir el concierto fue ni más ni menos que Alejandra Guzmán, grave error: la rechifla y gritos nada agradables hacia ella fueron notorios, ni siquiera el haberse quitado las pantaletas sobre el escenario le ayudó a ganarse el público, y después de 30 minutos de show se fue con más pena que gloria.

El público, que según cifras oficiales llegó 32,000 personas, se encontraba ya muy ansioso por ver a lo Rolling Stones pero se empezaron a presentar problemas técnicos que retrasaron el show por poco más de una hora. Finalmente, ya cuando la chifladera era casi generalizada, las luces y la música de ambiente se apagaron anunciando que Mick Jagger, Charlie Watts, Ronnie Wood, Keith Richards y compañía, “Sus satánicas majestades”, estaban sobre el escenario.

¡Y los Stones iniciaron con todo! “Jumpin’ Jack Flash”, “It’s only rock and roll” y “You got me rocking” fueron el trinomio de apertura del show. Mick Jagger se present en español y se disculpó por la tardanza, para dar paso a, “Oh No, not you again” y “Tumbling Dice”; después de esto, llegaría uno de los momentos más emotivos de la noche, los acordes de “Angie” levantaron una oleada de suspiros y el coro del público no se hizo esperar.

“Rain Fall Down”, canción del disco nuevo sonó de maravilla, y se daría la primera sorpresa de la noche, el fantástico blues “Midnight Rambler” se escucharía magistralmente, continuando con un clásico de clásicos “Gimme Shelter”. Después de esto Keith Richards se encargaría de la voz para continuar con “This place is empty” y “Happy”, en un momento sumamente conmovedor por la sorpresa de Keith ante la ovación que recibía del público.

De repente, empezó a sonar esa exquisita línea de bajo de “Miss you” y el ritmo firme y contundente de Charlie Watts (bautizado por Mick Jagger como “El rey de la música norteña”) y parte del escenario fue empujada por decenas de personas del staff, para hacer avanzar a los Rolling Stones entre el público hasta ubicarse en la cabecera contraria, causando el alarido generalizado. En ese escenario alterno tocarían “Rough Justice”, “Get off my cloud”, y “Honky Tonk Women”.

Ya de vuelta en el escenario principal sonaría “Sympathy for de Devil”, momento curioso el ver a miles cantando esta canción con la señal de la cruz en la frente, puesto que era “Miércoles de ceniza”. La parte final estaba por llegar con “Start me up” y “Brown Sugar”, momento en el que los Stones se despidieron, pero regresaron para hacer el encore con la emotiva “You can´t always get what you want” y “Satisfaction”, cerrando de esta manera con broche de oro un concierto memorable.

¿Volverán alguna vez a Monterrey los Rolling Stones?

Publicidad

Publicidad

Comentarios
Loading...

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More