En la fila de los conciertos

0
1597
Kakkmaddafakka y Epica en Monterrey 2019

La fila de los conciertos es una parte importante de la experiencia del rock en vivo.

Texto y fotografía: Alvarrock García @Alvarrock_GM

Ir a un concierto de rock es una gran aventura. Desde que sabemos que nuestra banda favorita va a presentarse en algún foro de la ciudad, la emoción se apodera de nosotros y la aventura da inicio con la búsqueda de boletos.

Pero cuando el concierto en cuestión es de “entrada general”, es decir, sin lugares asignados, la cosa se vuelve bastante especial, ya que además de conseguir los boletos hay que buscar tener la mejor posición dentro del lugar.

Así, después de la ansiosa espera por el gran día, empieza una parte bastante significativa de la experiencia de los conciertos de rock: hacer fila para entrar.

Tal vez algunos no lo entiendan muy bien, pero hacer fila para un concierto de rock es un evento rico en experiencias y anécdotas.

Por lo general, las filas de conciertos inician desde la mañana del día del show, o, incluso, desde uno o más días de anticipación.

En las filas de conciertos de rock la espera se puede hacer menos angustiante, pues convives con personas que comparten tus gustos musicales, se pueden hacer nuevos amigos y hasta nuevos amores.

Además, no falta quien se lleve una guitarra y se empiece a calentar garganta desde temprano.

Otro aspecto positivo de las filas de concierto es la solidaridad que se suele dar en ellas, ya que se da un apoyo mutuo para cuidar lugares para ir al baño o ir a comprar alimento o bebida.



Por otro lado, el intercambio de anécdotas entre los fans de la fila se vuelve sumamente entretenido y se vuelve aquello una experiencia fantástica.

Aunque también hay que decir que no todo es color de rosa en las filas de concierto.

Lo primero a vencer son las condiciones del clima: la lluvia, el frío, pero sobre todo el infernal calor que se presenta en gran parte del año en nuestro Monterrey, se vuelven enemigos muy difíciles de sobrellevar.

El segundo reto consiste en encontrar un baño disponible, búsqueda que se puede volver una completa pesadilla.

Pero el terror más grande de los fans en la fila de los conciertos es, sin duda, el que se vayan metiendo “colados”.

Y por desgracia, es una constante que algunas personas de la fila metan no sólo a una sino a más personas (en una ocasión me tocó ver que una persona metió a cerca de 20 personas a la fila).

Y es así, de esta forma, con angustias, ansiedad, desvelo, hambre, aguantando inclemencias climáticas, cómo algunos fans buscan estar cara a cara con sus artistas favoritos.

Para algunos resulta exagerado y demasiado extremo el esfuerzo de hacer fila desde temprano, pero solo ellos que han vivido esa experiencia en su máxima dimensión, saben porqué lo siguen haciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí