U2 Y LOS HIJOS DE ZEDILLO

0 126

Los hijos de Ernesto Zedillo y el Estado mayor Presidencial armaron escándalo en un show de U2.

El 2 de diciembre de 1997 era una fecha muy especial para el público rockero mexicano: U2, una de las bandas más emblemáticas de los 80’s y 90’s se presentaría en el magno Foro Sol.

Cuando se hizo el anuncio de dicho concierto, el furor no se hizo esperar, y de inmediato las expectativas de los mexicanos se fueron hasta el cielo. La primera visita de la banda de Bono a nuestro país, en 1992, había sido más que exitosa, así que tanto el grupo como los fans se mostraban contentos por este reencuentro, ahora dentro del marco de la gira “Pop Mart”, la cual traía un show simplemente espectacular.

Llegó el día del primero de los 2 conciertos y todo parecía ir bastante bien: la producción del concierto se montó sin contratiempos, el público había respondido de gran manera en taquilla, la banda estaba en buen momento. Inició el show y U2 se apoderó del escenario, dando cátedra de manejo escénico y, claro, de su gran calidad musical.

Cerca de que finalizara el show, un grupo de personas ingresó a un área restringida, era un pasillo por el cual pasaba un brazo de grúa con el que se manejaba una cámara (el concierto estaba siendo grabado), por lo que estas personas estaban poniendo no sólo en riesgo a la producción del concierto, sino a sus propias integridades. Una persona de la producción se percató del hecho y de inmediato abordó al grupo, todo se volvió un caos, gritos, empujones y de repente, el brazo de la grúa se acercaba a ellos, por lo que un miembro del staff derriba a uno de los jóvenes para salvarlo de un gran golpe… este joven era, ni más ni menos que, Carlos ¡el hijo de Ernesto Zedillo, el Presidente de México!

El resto de las personas eran los otros 2 vástagos del Presidente, Ernesto Jr. Y Emiliano, acompañados de miembros del Estado Mayor Presidencial, estos últimos al ver que habían tumbado a uno de los “Juniors” sacaron sus armas y le apuntaron a parte del público, al staff y uno de ellos le dio un “cachazo” al trabajador que había salvado al hijo de Zedillo. La cosa no paró ahí: el estado mayor presidencial introdujo una camioneta cerca del escenario, para trasladar a los jóvenes; ante esto, Jerry Mele, el Jefe de Seguridad de U2 se puso frente a la camioneta haciéndoles la indicación de que no pasaran, que era un riesgo para todos, la respuesta del EMP fue avanzar y arrollarlo… el también conocido como “Tío Jerry” resultó gravemente herido de la columna vertebral.

Hay varias versiones del porqué carajos los mirreyes presidenciales se encontraban en esa área restringida: hay quien dice que se pasaron por el puro gusto de ver a la banda, de presumir su estatus, por mera prepotencia y se maneja la versión de que el EMP intentaba sacar a los hijos de Zedillo antes de que terminara U2 su concierto, para así no tener problemas al salir.

Al día siguiente, U2 tenía que cumplir con su segunda fecha en México, y se encontraban molestos, tristes y con cierta incertidumbre. De repente les llegó una llamada de la Presidencia de la República, invitándolos a una charla privada en Los Pinos. Los integrantes y staff de U2 pensaban que se buscaría ofrecer una disculpa al grupo y en especial a los lesionados o algo por el estilo y no, nada más alejado de eso: El Presidente Ernesto Zedillo le reclamó de forma airada al grupo el mal trato que se le había dado a sus hijos, que hablarán con su personal de seguridad y su staff para que cambiaran su forma de trabajar, entre otras cosas… eso sí, Zedillo les pidió que firmaran algunos discos para sus hijitos.

Lo demás es por demás conocido; la banda hizo público incidente, el escándalo creció, la Presidencia calló y el público mexicano tuvo que esperar 9 años para ver de nuevo a U2, pues la banda se negaba a pisar suelo mexicano ante tan nefasta experiencia.

He aquí uno de tantos escándalos de los hijos de políticos mexicanos, sólo que en este los rockeros fuimos quienes la llevamos.

0/5 (0 Reviews)

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.