Historias del Rock

Beatles: a 47 años del concierto en la Azotea

beatles-rooftop-concert-azotea

Este 30 de enero se cumplen 47 años del legendario “Concierto en la azotea” de The Beatles.

No fueron los primeros en hacerlo (recordar a Jefferson Airplane), pero con el concierto en la azotea The Beatles logró confirmar su etiqueta de Leyendas del rock. Corría el inicio del año 1969 y The Beatles estaba trabajando en un disco más: este proyecto tenía el tentativo nombre “Get Back”, título que englobaba una idea que el grupo buscaba plasmar, consistente en regresar a lo básico, a las raíces.

La idea era grabar desde cero la labor creativa para este disco, buscando realizar un documental sobre la gestación artística del álbum, al terminar de preparar las canciones, la banda las ejecutaría en un concierto que representaría el esperado regreso a los escenarios, después de una ausencia de casi 3 años.

Las cosas no salieron nada bien, ya que la banda tuvo que trabajar en condiciones a las que no estaban acostumbrados, primeramente el estudio no era el mejor, y por otro lado los horarios que se les imponían para trabajar no les agradaban para nada, además de que tener a tanta gente alrededor grabándolos era sumamente incómodo. Esto ocasionó que la ya de por sí alta tensión que tenía The Beatles aumentara aun más.

Ante esto, The Beatles decidió regresar a su estudio Apple Corps., ubicado en la calle Savile Row, en Londres. En ese momento la banda se encontraba, literal, al borde de la desintegración, la crisis al interior de The Beatles era grave. Con el paso de los días se empezó a planear cómo sería el concierto que culminaría el proyecto, se barajaron opciones diversas, muchas de ellas bastante descabelladas, hasta que surgió la idea de tocar en la azotea del estudio, así sin más, lo cual iba acorde con la idea de regresar a lo básico, a lo simple.

Llegó la mañana del 30 de enero y The Beatles salió a la azotea de Apple; el gélido aire londinense no hizo mella en la banda y dieron inicio al “palomazo”. “Get Back” fue con la que el “Cuarteto de Liverpool” rompió el silencio y de ahí en adelante todo fue magia. Es claro que John, Paul, Ringo y George estaban disfrutando del momento; las tensiones, las diferencias, los egos quedaron olvidados ante la magia de la música.

“Don’t let me down” sonaría de lujo, tal vez la más emotiva de ese concierto. No desmerecen la jubilosa “I’ve got a feeling”, la festiva “One after 909” y “Dig a pony”.

La gente de inmediato salió a las calles para ver el sorpresivo espectáculo que se estaba dando, el cual no agradó a todos, ya que se realizaron reportes a la policía y los “Bobbies” hicieron acto de aparición en el lugar. En determinado momento, ante la presencia de los policías, alguien apagó los amplis de George y de Lennon y estos, de forma rebelde, los vuelven a encender y continuaron tocando sin importarles una posible detención. Los policías terminaron por solicitar que bajaran el volumen y se retiraron del lugar.

“Quisiera dar las gracias en nombre del grupo y cada uno nosotros y espero que hayamos pasado la audición”, serían las palabras con las que John Lennon terminaría uno de los conciertos más trascendentales en la historia del rock.

Click to comment

Lo más visto

To Top