Historias del rock: Pink Floyd y su cerdo volador

0 53

Una de las portadas más originales del rock es la del disco “Animals”, de Pink Floyd.

Pink Floyd se encontraba en 1976 trabajando en el que sería su disco número 10. El álbum en cuestión sería de corte “conceptual”, teniendo como eje rector la obra de George Orwell “La rebelión en la granja”. Así, Roger Waters, principal compositor del grupo, utilizó a los animales como referencia para expresar su pensar ante las desigualdades sociales, la política y los grupos de poder, por lo cual el álbum se llamaría “Animals”. Las sesiones de grabación terminaron y los resultados fueron contundentes: 3 canciones larguísimas y poderosas, más una canción partida en 2, con la que se abre y se cierra el disco.

Lo siguiente era trabajar en el arte del disco, un aspecto importantísimo para Pink Floyd; la banda trabajó nuevamente con el equipo de diseñadores de Hipgnosis, con quienes la banda venía trabajando desde “A saucerful of secrets”. Empezó la lluvia de ideas para la portada de este disco, pero ninguna lograba satisfacer a la banda.

En esos años, Roger estaba viviendo cerca de la Battersea Power Station, una generadora eléctrica, la cual llamaba mucho la atención del bajista por su arquitectura (recuerden que Waters es arquitecto); le impactaban las 4 enormes torres y de inmediato le vino a la mente el usar esta construcción para la portada del disco. Las 4 torres representarían a los 4 integrantes del grupo, y el edificio sería como el caparazón de una tortuga, es decir, sería una tortuga boca-arriba, vulnerable e incapaz de tomar posición correcta, lo cual era lo que Roger pensaba que era Pink Floyd, derivado de las presiones de la industria discográfica, medios de comunicación y el mismo público. El viejo edificio de la Central Eléctrica de Battersea representaba la decadencia de Pink Floyd.

Pero a esta construcción había que sumarle algo que la ligara con el concepto del disco, y surgió la idea de mandar construir un cerdo gigante inflable, el cual colocarían entre las torres. Así pues, mandaron construir el inflable de 12 metros de longitud (al que llamaron “Algie”) y el 2 de diciembre de 1976 se realizaron las sesiones fotográficas, el problema fue que debido a las fuertes rachas de viento se reventaron las cuerdas con las que se sostenía el inflable y éste salió volando sin control alguno, teniendo que suspender todos los vuelos de avión del aeropuerto de la ciudad. 2 días después fue encontrado el cerdo desinflado en una granja, a 80 kilómetros de la estación eléctrica.

Finalmente, se decidió superponer la imagen del cerdo en el aire con una fotografía de la Central, obteniendo de igual forma una portada impactante y sumamente original. Con esta anécdota podemos confirmar el grado de profundidad creativa que manejaba Pink Floyd.

0/5 (0 Reviews)

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.