A Thounsand Suns: una mirada al fin del mundo.

La producción que algunos consideran la obra maestra de Linkin Park.

0 155

No cabe duda de que una de las bandas más exitosas e icónicas del rock del nuevo milenio es Linkin Park, responsables de algunos temas clásicos de la década del 2000 como lo son “In the End”, “Crawling” y “Numb”. Una de las razones por las cual esta agrupación a destacado es su versatilidad para combinar y tocar muchos géneros, algo que se hizo muy notable en 2007, cuando lanzaron “Minutes to Midnight”, un disco con el cual polarizaron a la crítica y a sus fanáticos por dejar atrás el nu metal y mostrar un sonido más suave.

A finales de 2008 y tras terminar la gira promocional de MTM, el sexteto conformado en aquel entonces por Mike Shinoda, Rob Bourdon, David Farrell, Joe Hahn, Brad Delson y Chester Bennington empiezó a trabajar en lo que será su próximo material discográfico, nuevamente con Shinoda y Rick Rubin a cargo de la producción. En numerosas entrevistas los integrantes de Linkin Park hacían hincapié en que el sonido de este trabajo iba a diferir de los anteriores y que se trataría de un álbum conceptual.

Finalmente, el 14 de septiembre del 2010 sale a la venta “A Thousand Suns”, el cual es considerado el disco más experimental de la banda.

Ya lo había dicho Bennington, y los medios estuvieron de acuerdo, este tiene un “tinte” conceptual, ya que, si bien las canciones no cuentan una historia en particular, todas giran alrededor de un mismo tema: el temor a una guerra nuclear.

El sonido en general difiere al de “Hybrid Theory”, “Meteora” y “Minutes to Midnight”, teniendo mucha influencia de la música electrónica, salvo en el tema “The Messenger”, el cual es completamente acústico. Además, algunas pistas cuentan con partes de discursos de grandes personajes del siglo XX, como lo son Martin Luther King Jr (“Wisdom, Justice and Love”), Mario Savio (“Wretches And Kings”) y Robert Oppenheimer (“The Radiance”), y fue de hecho una cita tomada por este último del texto sagrado hinduista Bhagavad Gītā el que da nombre a esta producción, y la cual dice lo siguiente:

“Si cientos de miles de soles aparecieran en el cielo al mismo tiempo, su brillo podría semejarse al de la refulgencia de la Persona Suprema en esa forma universal”

Estas palabras parecen ser también la inspiración para los versos “And in a burst of light that blinded every angel / As if the sky had blown the heavens into stars”, que se pueden escuchar “Iridescent”.

Otra característica importante de este es que está compuesto de una forma en que todas las canciones estén conectadas instrumentalmente, como si tratará de una sola pista, de hecho, se lanzó una versión digital que incluía todos los temas unidos en un solo track. Chester ya había comentado a los medios que “sería divertido poner el álbum en una sola pista de 48 minutos”.

Con 15 nuevas piezas y 47:56 minutos de duración es la producción más larga de Linkin Park (sin tomar en cuenta el disco de remixes “Reanimation”). “Jornada del Muerto” a pesar de tener un título español cuenta una letra corta en japonés, eso sí, el interludio “Empty Spaces” y el puente de “When They Come for Me” cuentan con un pequeño discurso de Brad Delson (guitarrista) en nuestro idioma.

En efecto, “A Thousand Suns” ha sido el disco más arriesgado de Linkin Park y uno que revolucionó el sonido de la banda, y tal vez esa es una de las razones por las cuales la banda se siguió manteniendo en la cima de las listas de éxitos y encabezando festivales alrededor del mundo, por no quedarse en una zona de confort y cambiar su estilo con cada producción; otro ejemplo de esto sería “One More Light”, el último trabajo hecho con el fallecido Chester Bennington y con el cual optaron por irse más hacia la onda pop.

Definitivamente es una joya que vale la pena escuchar.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.