El lado oscuro: “El Caso Mijangos”

0
14
claudia-mijangos
Porter y Kakkmaddafakka en Monterrey

Hoy fue liberada Claudia Mijangos, una mujer que cometió un grave crimen en 1989: asesinó a sus 3 hijos, pero ¿qué hay detrás de este caso?

El 23 de abril de 1989 la sociedad de Querétaro se horrorizó con la noticia de un macabro crimen: una mujer había asesinado a cuchilladas a sus tres pequeños hijos, la asesina respondía al nombre Claudia Mijangos.

Los detalles del suceso fueron ámpliamente difundidos en ese entonces, incluso se difundieron fotografías de la escena del crimen y de los cuerpos de las pequeñas víctimas (Claudia María, de 11 años, Ana Belén, de 9 años, y Alfredo, de 6 años), lo cual hizo que el impacto del caso se extendiera fuera de territorio queretano.

“La Hiena de Querétaro

Claudia Mijangos Arzac nació en 1956 en Mazatlán, Sinaloa. Estudio comercio y ganó un concurso de belleza en su tierra natal.

Pero detrás de esa cara de aparente alegría se escondía una personalidad llena de problemas: tenía un carácter difícil y ciertos indicios de fanatismo religioso.

A pesar de esto logró formar una familia al casarse con un sujeto llamado Alfredo Castaños, con quien procreó a 3 hijos.

Claudia-Mijango

Te puede interesar: El lado oscuro: El verdadero ‘Hannibal Lecter’ era de Monterrey

Luego de trasladarse a Querétaro comenzó a dar clases de catecismo en una iglesia de esa ciudad, lo cual acrecentó sus conflictos internos, pues se enamoró de un padre asignado a esa parroquia, a la par de que mantenía fuertes tensiones con su esposo.

La relación entre Mijangos y su marido era insostenible, por lo cual tomaron terapias de pareja las cuales poco ayudaron, el rompimiento era inminente. Incluso buscó que se anulara su matrimonio por la Iglesia pero esto no fructificó.

Mientras la ruptura matrimonial se materializaba, Claudia Mijangos comenzó a tener alucinaciones (escuchaba voces, veía ángeles y demonios) e ideas delirantes.

Mijangos-inedita

Te puede gustar: El lado oscuro: La Castañeda

De hecho horas antes de cometer el crimen le habló por teléfono a una amiga llamada Verónica, diciéndole cosas extrañas, entre ellas: “Mazatlán ha desaparecido, no queda nada, todos están muertos”. Pero como era de madrugada la amiga no le dio mucha importancia.

A primera hora, Verónica se presentó en el domicilio de su amiga y se encontró con un escenario dantesco: sangre por toda la casa y los cuerpos de los 3 niños asesinados, al igual que a Claudia inconsciente, bañada en sangre.

Tras el estado de shock en el que quedó Claudia Mijangos, fue internada en un hospital para tratar sus heridas. Luego de varias horas de permanecer sedada, despertó y aseguraba no recordar nada de lo sucedido.

Te puede interesar: EL LADO OSCURO: El caníbal de la Guerrero

Los exámenes periciales confirmaron que no hubo ningún otro implicado en el caso, más que Claudia Mijangos. También se pudo establecer que la primera víctima fue Alfredo, después Claudia María y finalmente Ana Belén, posteriormente la asesina se lesionó a sí misma.

Se le realizaron diversos exámenes psiquiátricos a Mijangos y se determinó que padecía esquizofrenia, depresión y epilepsia del lóbulo temporal, por lo que fue declarada inimputable, es decir que no merecía castigo, sino una “medida de seguridad” de 30 años internada en el pabellón psiquiátrico del reclusorio de Tepepan en la Ciudad de México, la cual se cumplió hoy.

Una casa embrujada

De la historia de terror real se generó una historia de fantasmas, pues se asegura que los espíritus de los niños asesinados siguen morando en la casa abandonada.

Por este motivo se ha convertido en un punto de encuentro de investigador de lo paranormal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí