Entrevista rumbo al Pal Norte: Ely Guerra, un viaje por sus tonalidades

0
entrevista a ely guerra zyon pal norte
Publicidad
Udo y Porter en Monterrey
Dale CLICK y síguenos en Twitter

Ely Guerra se sale del margen, deja a lado toda zona de confort y le apuesta a su instinto, entra a un nuevo mundo y experimenta al máximo con el gran instrumento que es su voz.

En entrevista, Ely Guerra nos platica todo sobre su nuevo disco Zion y lo que conllevará plasmarlo en vivo en el Pa’l Norte y Vive Latino 2020.

Con Zion, su nueva producción discográfica, Ely ha tenido que hacer a un lado las voces internas que en un inicio la abordaban con dudas sobre si lo que estaba por hacer era una buena idea; hoy, diez años después y con el disco ya lanzado, la cantante puede ver que la decisión fue correcta, que seguir a su corazón e instinto le hizo dar a luz a un material único, memorable, que alimenta el espíritu y ofrece al público toda una experiencia.

El reto ahora es llevarlo en vivo, pues Ely no puede multiplicarse pero la tecnología sí puede permitirlo, y de eso seremos testigo próximamente durante su actuación en el Vive Latino y Tecate Pa’l Norte 2020.

Entérate de todo lo que hay detrás de Zion y lo que viene por delante con la plática que Ely Guerra tuvo con Monterrey Rock.

Ely, después de ya algún tiempo te volveremos a tener en festivales, este año en el Vive Latino y en el Tecate Pa’l Norte 2020…
Sí, estoy emocionadísima de que voy a mi tierra al festival.

Traes un concepto bastante bueno con Zion, platícanos un poco sobre lo que vamos a ver en tu presentación.
Me emociona que ambos festivales hayan abierto la sensibilidad a este nuevo material que efectivamente se llama Zion, y es una propuesta absolutamente vocal. Para realizarla en vivo estamos apoyándonos de tecnología increíble que nos permite disparar en tiempo real mis voces y yo sumarme a ese gran coro.

Debido a la naturaleza de que es un material absolutamente íntimo, de que es un material que abora literalmente un solo instrumento que es mi voz, se aleja mucho del resto de mi discografía, así que sí definitivamente vamos a cantar Zion, no vamos a interpretar ningún otro tema de mi discografía pasada, es simple y sencillamente entregar este nuevo concepto y estoy muy emocionada porque obviamente está acompañado de visuales increíbles que filmamos en cine. Al final es un proyecto que absolutamente es su propia burbuja y a eso vamos.

Vienes acompañada de una sola persona, ¿cierto? ¿No hay nadie más sobre el escenario más que tu productor, tú y tu voz?
Exacto, estamos nada más yo y Camilo Froideval, que es productor y músico increíble con quien también estuve haciendo ‘Hombre Invisible’, hemos hecho muchos proyectos juntos. Milo hace mucha música para películas, es un productor increíble y es un gran amigo… estamos él y yo sobre el escenario juntos porque Milo lo que hace es separar todas estas voces y yo me monto al coro e interpreto partes indistintas del material.

¿Cómo fue que nació la idea de grabar este disco que se sale de tu zona de confort, que va mucho más allá?
La realidad es que es una amplia respuesta porque al final yo siento que eso responde a toda una carrera, no tienen nada más que ver como con un momentito, o con un instinto que de repente que siente como “Ah, voy a hacer esto”, sino que más bien responde a un instinto creativo, tiene que ver con la experiencia, con el paso de los años, y con el músico que decidiste ser, entonces siento yo que es el desarrollo propio de lo que he venido escribiendo que aterriza en esta esquina, una esquina que no es común, que me puso nerviosa o con temor el hecho del por qué quiero alejarme de la fórmula que sabemos te permite estar en un escenario, que te permite tener trabajo, es como que de repente todo eso me abrumó un poco, pero pues ni modo, hay que entrarle un poco a esta complicidad y a este compromiso cuando decides hacer la música que emana de lo que estás viviendo, de lo que está aconteciendo a tu alrededor, esto también no solamente me representa a mí, representa a todo lo que me rodea.

Te recomendamos: Tecate Pal Norte 2020: boletos, información, lineup, experiencia y más

Y el proceso del disco comentabas que prácticamente lo habías hecho sola, no tuviste el apoyo de una producción detrás a diferencia de otros discos, ¿qué fue lo más difícil?
Honestamente lo más difícil es aguantarse a uno mismo y aguantar vara en circunstancias adversas, de por ejemplo si ya creció la computadora entonces tienes que parar todo y pegarle duro, aunque siempre he contado con un equipo técnico increíble y yo sé que puedo tomar la bocina y decirle a alguien “vente porque ya creció el estudio”, o al propio Milo decirle, “necesito un par de vías para tener más fácil el acceso a grabarme sola”. Todos estos preparativos también tomaron tiempo, pero la realidad es que sí estuve por 6 años sola en el estudio, entrando y saliendo, viviendo emociones muy densas y creo que lo más difícil es como callar las voces negativas personales que te dicen “por qué chingados estás haciendo esto, esto no tiene ningún sentido”; el proyecto solitario siempre es jodido porque vas a dudar, porque vas a sentir que estás haciendo lo incorrecto, creo que esa fue la parte más difícil, cómo seguir valientemente creyendo en el proyecto mismo.



Y ahora que este proyecto ya es palpable, ¿esas ‘voces negativas’ siguen atacándote? Porque realmente ha funcionado bien el disco.
La verdad es que son procesos, porque como todo en la vida no todo es dulce y no todo es salado, por ejemplo yo en mi proceso obviamente en el estudio tuve momentos lúcidos, muy bellos y que me daban toda la claridad para continuar adelante, lo que creo es que después por fin pudimos presentarlo y yo me tuve que aventar a presentarlo, es decir, “ya lo tengo que sacar”, y en ese momento yo sentí una gran plenitud, me sentí muy confiada, hubo una respuesta increíble, y entendí por qué hice este disco, ante esta respuesta tan positiva me sentí confiada.

Después ya vino un reto mayor: cómo hacer este disco en vivo, porque yo no quería simplemente escribir papeles y entonces tener un coro de 80 personas o de 50 personas y “entonces tú vas a cantar esto, yo voy a cantar aquello y vámonos, nos soltamos todos, ¿no?”, que sería también lindo verlo así, pero la propuesta original es que yo quiero escuchar todas mis voces sobre el escenario, y para eso necesitábamos tecnología, tecnología nueva, y para eso necesitaba yo un colega que se quisiera aventar el tiro, entonces esa otra parte ha estado bastante intensa, no ha terminado porque después de todo decidimos hacer el cine, los visuales, entonces se integró otro grupo de artistas increíbles, en este caso Gustavo Garcia Villa que hizo todo el diseño de arte, y Sergio Granados que es director de cine se integraron. Y como tú podrás comprender, cuando hay muchos artistas también hay muchas posibilidades creativas hermosas de desarrollar las cosas, como también hay cosas que a todos nos cuadra, hay cosas que no a todos nos cuadran, y súmale que todos estamos utilizando tecnología totalmente novedosa, y pues wow ha sido un reto, ha sido maravilloso, y eso es lo que nos mantiene muy extasiados… presentar este material que has tenido en encubadora por casi ocho años nos emociona muchísimo.

¿Cómo te preparas para el concierto, es como un mar de voces, tienes que tomar algunas medidas de descansar tanto tiempo antes?
En realidad toda mi vida he sido muy responsable con mi voz porque tengo gracias a Dios la bendición de un instrumento muy poderoso que requiere mucho cuidado porque transito por muchas tonalidades, soy mezzosoprano y tengo de repente graves muy graves, agudos muy agudos, pero para poder llegar a practicarlos todos, porque Zion te lleva por todos estos lugares, por todas mis tonalidades, tengo que estar en forma, hago ejercicio todos los días, cuido mi voz, antes de cantar sobre el escenario no como nada cuatro horas antes porque el estómago lleno no permite que tú tengas un diafragma libre para poder apoyar, para poder soltar la voz, para poder sostenerla.

Zion no solamente transita por todas mis tonalidades, sino que me exige hacer cosas distintas como crujidos, susurros; este disco transitó por cosas culturales distintas, entonces como que yo viajo y transito por todo esto, y es importante para mi estar en forma a la hora de subirme al escenario, y no nada más el día del concierto, es una disciplina de todos los días, comer bien, hacer ejercicio, dormir bien, ahorita tengo una disciplina de que a las 9 de la noche literalmente estoy en pijama, a las 4 de la mañana ya estoy en acción… realmente sí es una nueva manera de ver la evolución de mi musical.

Y hablando justamente de eso, de la evolución de tu música, ¿cómo has visto este cambio desde tu disco homónimo en el 95 hasta ahora con Zion?
No pues… (risas) Algo muy alucinante, estoy muy feliz de haber hecho caso al principio, desde el primer instinto, desde la primera vez que firmé un contrato de ser yo, de defender mis canciones, escuchar aquellos profesionales sensibles, no escuchar a aquellos profesionales negociables, que nada más quería negociar cosas, como lana, o fama, o la chingada, realmente es muy agradable observar mi carrera y sentirme plena y al mismo tiempo muy atemorizada porque casi a mis 50 años parece que voy a empezar de nuevo una carrera musical, entonces nuevamente son extremos que me tienen ahorita muy en alerta, pero considero que el que no arriesga no gana.

En cuanto a la evolución de la música en México, ¿cómo la vez, consideras que la gente está más abierta a escuchar este tipo de propuestas?
Siento que sí, que ha medida de que llegue a su espacio, porque finalmente somos músicos independientes, no tenemos detrás un mecanismo que esté bombardeando a todos lados y que entonces tenemos la posibilidad de que aquel que escucha solo un tipo de música pueda enterarse de lo que estamos haciendo, pero creo que poco a poco todo eso va a ir llegando porque Zion es un disco que requiere su propio ritmo. No sabemos si Zion va a ser un disco que explote al máximo este año o en diez años más, y mi carrera de solista me lo ha dicho.
Es como un proceso que mi música tiene que vivir porque finalmente siempre he estado haciendo cosas que no tienen mucho que ver con lo que ocurre alredor de la música popular, entonces sí creo que México está preparado para escuchar un disco como Zion, sí creo que inclusive es un momentazo porque estamos muy divididos entre ritmos muy urbanos y latinos, y al mismo tiempo estamos muy en la nostalgia, como que hechando mano atrás a aquello que pegó antes y queremos volverlo a oír, entonces como que eso de repente también es meloso, entonces un disco como Zion viene a refrescar a la banda que dice “¿qué es esto?”. Esto se aleja tanto de lo que está ocurriendo que produce también curiosidad.

¿Has visualizado tus pasos a futuro? ¿Te ves haciendo propuestas más peculiares como lo que es Zion o volviendo a lo que hacías antes?
No tengo ni idea porque yo agarraré la guitarra siempre y es una delicia poder agarrar la guitarra, cantar mis canciones, y eso yo lo voy a seguir haciendo sin duda, lo que me queda muy claro es que hay una evolución como músico, y que sin duda esa evolución te hace sentir una curiosidad y un estímulo distinto, y claro, yo desde ahorita ya tengo muchas ideas musicales que no tienen mucho que ver con hacer canciones con la guitarra, sin duda estoy yendo hacia otro lugar, así que pues iré descubriéndolo también yo.

¿La formula para sacar los sencillos ha sido la misma o has tenido algún problema con las radiodifusoras por el estilo que maneja Zion?
No, ninguno, nosotros lanzamos los tres sencillos antes de lanzar el álbum en las plataformas digitales en septiembre, el primero fue Zion, el segundo fue Harmonic, el tercero fue ‘into the Desert’. En mis oídos y en los que colegas que han estado involucrados en todo el aparato sentimos que esos tres sencillos representan un poco todo el contenido o la experiencia Zion, por así decirlo, así que bueno, los implementamos y después de eso sacamos el álbum completo, así que honestamente hacia donde ahorita dirijo mi mirada más que pensar en sencillo es que el sonido de Zion en vivo, es decir, lo que vamos a vivir en Pa’l Norte, o en el Vive Latino, sea un sonido envolvente… la gente va a poder sentir a su alrededor todo el tiempo cómo envuelve la música.

La mezcla de Zion para el que escuche el disco en las plataformas digitales o en sus audífonos está hecha en estéreo. Mi mirada ahora es que el disco se mezcle en envolvente, es decir, que puedas ponerte los audífonos y puedas tener la misma experiencia que vas a vivir cuando vas a oír el disco en vivo, por eso digo que estamos muy alejados de la fórmula que practica ahora la industria.

La experiencia va a ser totalmente distinta desde que hay un contexto como el vestuario que diseñaron Julia y Renata exclusivamente para esto tiene toda una trascendencia porque lo hablamos por muchos días, por muchas horas porque yo necesito hacer cosas en el escenario distintas, los visuales que se hicieron en cine tienen una historia también, se filmaron en México, representan mucho a México, entonces sí hay mucho que experimentar cuando lo vas a ver en vivo.

Así es, ya falta cada vez menos para el Pa’l Norte, la cara de la gente aquí en Monterrey va a ser muy diferente, toda una experiencia sonora…

Me siento muy bendecida de poder ir a mi tierra, y a un festival al que honestamente he ido una sola vez, lo disfruté mucho y quiero volver, así que estoy muy emocionada […] En los pocos conciertos que hemos dado realmente explota la bomba, y nos sentimos muy… no quiero decir satisfechos porque no estamos haciendo esto como una labor para nosotros, estamos haciendo literalmente una música que creemos alimenta el espíritu, y es hermoso ver cómo florece eso en los demás.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí