Connect with us

Featured

A TWO DOOR CINEMA CLUB en Monterrey 2013

Published

on

Desde mucho antes que las luces del Auditorio Banamex se apagaran, se podía sentir la vibra juvenil escurriendo por cada esquina del recinto, en una atmósfera electrizante creada por miles de cerebros sumergidos en su propia ansia recolectada después de tantos meses de espera; al fin escucharon las canciones que han traído como soundtracks de su día últimamente. Un estado ansioso que concuerda con los silbidos, risas, empujones, con la cerveza e inclusive con el refresco que por ser menores de edad algunos tenían q consumir. Un ansia muy apenas contenida, que si bien fueron unos cuantos minutos de retraso a la hora marcada en el boleto, para muchos pareció eterna. Sin grupo telonero, sin instrumentos carísimos ni mucha gente de producción acomodando cables y monitores por todos lados, lo único que pasaba por la mente de todos era un mismo, único y específico objetivo: Bailar con Two Door Cinema Club. Esta banda de indie-rock irlandesa formada por Alex Trimble (voz/guitarra/synthes), Sam Halliday (guitarra/coros) y Kevir Baird (bajo) que visitó Monterrey, presentando ahora su segundo álbum de estudio “Beacon”, del cual han salido éxitos mundiales que desde hace meses escuchamos en todos los medios.

Y no quedó duda de que los regios añoraban tanto este regreso, cuando a las 9:15 y tan solo con bajar un interruptor en alguna cabina de mando del auditorio, las luces POR FIN se apagaron y fue entonces cuando se dejó sentir: Un mar de voces exaltadas, de todos tipos, en todas direcciones, en las todas frecuencias. Hombres o mujeres, con y sin mensaje, o en un simple grito, la intención de ese rugir frenético era instintivamente demostrar la euforia de saber que ya viene lo mejor, sentimiento que solo se intensificó cuando Alex se paró frente al micrófono y sin decir una sola palabra se encargó de descargar los primeros acordes con su guitarra de una las mejores rolas de segundo disco, “Sleep Alone” para mezclarlos con los tamborazos de la batería que, sin poder escucharlo debido a los gritos que ensordecían, ya tocaba su línea de fondo. Me tomó solo fracciones de segundo darme cuenta que este iba a ser uno de los conciertos más prendidos a los que había tenido la suerte de ir.

Los Irlandeses no tuvieron piedad e inmediatamente después atacaron nuestras humanidades con uno de sus mayores éxitos patea-traseros de su primer álbum, “Undercover Martyn”, para seguir con rolas épicas como “This is the life” y después un leve descanso de apenas segundos, anunciara “Wake up”, entre gritos dispersos y diversas demostraciones de frenesí. A pesar de que solo tienen dos discos y seis años tocando, más de 3,200 almas gritaban igual cada uno de los coros de sus canciones como si fuesen una banda legendaria de gran trayectoria mundial, pues al fin, estaban escuchando en vivo temas que hasta ahora sólo podían escuchar en internet o en la radio. Bullicio que el trío reconocía con sonrisas de incredulidad, pues así como después Trimble lo reconoció al micrófono en una de sus pocas intervenciones entre canciones, “We didn’t expected this (no esperábamos esto)”, refiriéndose a la gran multitud que a sus pies le aclamaba tocar otra canción.

Sam Halliday ejecutó de manera casi divina los riffs en su guitarra, con dotes de maestría que quedaron evidentes cuando tocaron “Sun”, que tiene un considerable nivel de dificultad, mientras Alex dejó la guitarra para tocar el piano eléctrico. Las líneas de bajo de Kevin concordaban idóneamente con las de batería, ejecutadas por Ben Thompson, quien actualmente no es miembro oficial de la banda, pero ha estado de gira con ellos desde 2012.

Con una ambientación bastante discreta que contaba con algunos reflectores y una serie de tiras de luz LED multicolor, el conjunto se encargó de ambientar cada tema con un color particular, y llenar todo el recinto con una vibra diferente para cada una. Temas como “Next Year” o “Settle” inundaban todo el campo visual con matices de todos los tonos del arcoíris, mientras que “This is the life” y otros temas más prendidos del primer disco se mezclaron con luces estroboscópicas que enfatizaban la gran diferencia musical que existe entre un álbum y otro. “Tourist History” fue lanzado en febrero de 2010, cuando Alex tenía solo 20 años. El mismo ha declarado que los dos años posteriores a esa producción han sido de gran maduración, tanto personal como del conjunto, y que su nuevo disco “Beacon” es diferente puesto que ellos son diferentes. Y esto es absolutamente evidente desde la calidad de la producción, hasta el contenido de sus letras; canciones claramente compuestas para seguidores más ávidos, ya no tanto para el sector juvenil en el que ellos mismos estaban cuando se formaron en 2007.

Un extraño semblante de confianza era notorio en la cara de los integrantes mientras interpretaban con evidente gusto su repertorio ante la mirada cautiva de cada uno de los presentes. En medio de lo que parecían bailes rituales de extrañas civilizaciones perdidas en el tiempo, en medio de los brazos erguidos sin otro sentido que señalar la convicción de llevar el cuerpo al límite, y en medio de la confusión de estar entre extraños y sentir conexión con cada uno, no es el aroma de sudor adolescente lo que predomina, sino un impregnante hedor a talento en potencia que desprende una banda que está claramente en ascenso y sin temor de ir más allá, pues justo cuando se pensaba que la buena música y las hipnotizantes luces del escenario eran suficientes, comenzaron a tocar “The world is watching” mientras lanzaban al público decenas de pelotas gigantes de playa color blanco desde la parte de atrás, que recorrieron todo el público y continuaron rebotando sobre nuestras cabezas hasta que terminó el concierto, varias canciones después. Desde mi punto de vista, cuando una banda se compromete realmente con la gente que tiene enfrente en el escenario, se dan esta clase de cosas. Ir más allá de la música, pasar del plano auditivo al plano audiovisual, representa de una manera muy fiel el talento conjunto que con mucho esfuerzo han entregado durante seis años tocando juntos.

Ahora vemos que existen miles de bandas que se sobre-esfuerzan en llamar la atención para lograr la fama, como vestirse en ropas ridículas, ponerse nombres inspirados en alguien más, hacer versiones de otras canciones o maquillarse exageradamente para que no los puedas dejar de ver. TDCC es todo lo contrario; con atuendos que los hacen parecer más bibliotecarios que rockeros, esta banda vino ayer a demostrarnos que lo que importa de un concierto es el sentido musical y la energía que desprenden individuos musicalizados de un lado de la malla, e invade los cerebros de miles en el otro lado. Para mi, la mejor manera de escuchar la música es en vivo, y cuando se escucha a TDCC en vivo no hay otra respuesta corporal mas que bailar. Mis chamorros se sentían en fuego de tanto brincar, por un momento sentía que me quedaba ciego de tantas luces, sordo de gritos ajenos, mudo de gritos propios. Empujones de adelante a atrás, de un lado a otro, hombro con hombro, cadera con cadera, sin un solo centímetro de espacio entre los presentes. Era imposible moverse, pero también imposible dejar de bailar.

Ya entrada la noche, en lo que parecía ser un muy prematuro final, la banda salió del escenario casi sin decir nada, pero ningún fan se movió de su lugar: sabíamos perfectamente que hasta ahora seguía incompleto el repertorio. Se tomaron un par de minutos de merecido descanso, pero solo para regresar con mas pila que nunca a recetarnos un supe-combo-triple de rolas que no podían faltar en el encore: “Someday”, “Cigarrettes in the theater” y la épica “What you know” con la que la multitud se volvió simplemente loca. Mi playera terminó empapada de sudor que desgraciadamente no era solo mío y de cerveza que en repetidas ocasiones surcó los aires. Mis pies eran como bolas de boliche y mis oídos con un ligero “pillido” que hasta horas después me dejó tranquilo… evidencia irrefutable de un buen concierto, uno de los mejores a los que he ido.

Two Door Cinema Club, cuyo nombre está inspirado en el cine de su ciudad natal, TUDOR CINEMA, rockeó ayer el auditorio Banamex con un sonido enorme y de excelente calidad y claridad. Me deja con esa sensación de estar haciendo lo correcto en el momento correcto, estar ahí escuchando música nueva con gente nueva, que es compuesta y ejecutada con extrema pasión y entrega, y eso es algo que yo y todos los que tuvimos la fortuna de estar presentes agradecemos efusivamente y esperaremos a que regresen otra vez a la bella capital neolonesa, y estar ahí, bajo el caos controlado de la musicalización perfecta de otra banda en el escenario y la multitud a sus pies.

Reportaje por: Mauricio Xaya
Fotos: Thelma Cazárez y Mauricio Xaya

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog

¿Y quién demonios es David Byrne?

Published

on

By

Esta no es una reseña de su vida, sino sobre el hombre en el ordenador.

 

Cursaba la preparatoria. Vivía cerca del centro de Monterrey. Acababan de comprarme mi segunda computadora. Era un precioso modelo en negro, mi primer ordenador personalizado, con altavoces externos, unidad de CD y conexión a internet; se podía cambiar la apariencia de las ventanas, y además incluía el nuevo reproductor Windows Media Player 8. Una maravilla. Estaba yo explorado sus posibilidades cuando me topé con un archivo llamado “Like Humans Do” en la carpeta de My Music. Era un archivo pre-instalado en formato (.wma). Escuché una y otra vez esa canción. David Byrne era la voz en el ordenador.

Años más tarde, escuché por primera vez una canción llamada “Psycho Killerde Talking Heads, lo último lo supe porque hice una búsqueda en esa aplicación que reconoce lo que está sonando. Fue después cuando asocié la relación entre Byrne -el cantante de aquella famosa canción de Windows XP- y la banda que acababa de conocer. Byrne había sido el líder de los Talking Heads, una banda newyorquina de new wave de los ochenta. Desde entonces quedé enganchada a la banda y mi curiosidad por aquel personaje creció aún más.

En el 2014, el nombre de Byrne volvió a aparecer en mi vida. Echaba un vistazo por las novedades editoriales cuando un libro con fondo blanco gritaba su nombre con grandes letras negras, a éste lo acompañaban el título: Cómo funciona la música, y el icono de volumen de Windows.  Se trataba de una reedición en español, de la editorial Sexto Piso. Lo llevé a casa.

Ahora el nombre de Byrne vuelve a inundar de notas la web, todas hablando de su nueva gira American Utopia, con la cual regresa a los escenarios luego de catorce años de receso como solista. En las notas cuentan sobre su show, sobre la peculiar experiencia estética y sonora que ofrece. Se trata de un performance minimalista, en donde reordena el escenario con doce músicos vestidos de gris que caminan descalzos por todo el espacio, apareciendo y desapareciendo por la cortina plateada que sirve de escenografía. Es una experiencia inigualable, dicen.

Esta noche David Byrne estará en Monterrey, es la oportunidad perfecta para tener cara a cara al hombre del ordenador, de experimentarlo fuera, pero yo estoy a 1800 kilometros del lugar. Ahora soy yo quien está del otro lado.

Continue Reading

Featured

Vive Latino – Día 1

Published

on

Miles de personas disfrutaron de Morrissey, Noel Gallagher, Molotov y Panteón Rococó, entre otros artistas.

El Vive Latino 2018 tuvo una intensa primera jornada de actividades, en donde la constante fue el ambiente festivo.

El Foro Sol de la Ciudad de México recibió a miles de almas ávidas de buena música, fiesta y de la experiencia de vida que significa una festival musical de grandes proporciones como éste.

Cinco escenarios, más la Casa Comedy y el área de proyección Ambulante fueron las zonas en las que el público pudo dar rienda suelta a la fiesta.

En esta jornada musical hubo gran diversidad musical, ya que hubo artistas representantes del rock, del ska, música sinfónica, pop y otras corrientes musicales.

Destacaron las presentaciones de Morrissey (tal vez la más emotiva de la noche), Noel Gallagher, Love of Lesbian, Enjambre, Panteón Rococó y Molotov.

De igual forma generaron grandes reacciones los shows de Él mató a un policía motorizado, Víctimas del Doctor Cerebro, Little Dragon, Rock en tu Idioma Sinfónico y Kali Uchis.

Resumen
Vive Latino - Día 1
Nombre
Vive Latino - Día 1
Descipción
Miles de personas disfrutaron de Morrissey, Noel Gallagher, Molotov y Panteón Rococó, entre otros artistas.
Autor
Medio
Monterrey Rock
Logo
Continue Reading

Especiales

2007: Héroes del Silencio en Monterrey

Published

on

En 2007, Héroes del Silencio volvió a los escenarios, emprendiendo una gira de tan sólo 10 conciertos.

Texto: Alvarrock García @Alvarrock_GM

En 2007 se dio uno de los regresos más esperados del rock en español, lo que parecía imposible se hizo realidad: después de 11 años de ausencia, Héroes del Silencio regresaba a los escenarios, para emprender una breve gira de 10 fechas, con la que buscaban satisfacer las ansias de sus fans y darle un cierre digno y brillante a la historia de la banda.

El regreso de Héroes del Silencio se les propuso a los 4 integrantes desde el 2006, procediendo después de aceptar dicha propuesta a iniciar con los respectivos ensayos, de manera prácticamente secreta.

No sería sino hasta marzo de 2007 cuando el regreso se hacía oficial, causando un impacto increíble en ambos lados del Atlántico.

La postura era muy clara: el grupo regresaría solo para dar un tour pequeño, teniendo en cuenta que no habría planes de postergar la gira, ni mucho menos planear material nuevo.

Ante la noticia, la enorme legión de fanáticos de Héroes del Silencio en Monterrey “oraba” porque nuestra ciudad fuese considerada para este gran tour.

Pero todo se veía turbio: de a poco la banda fue oficializando fechas, y todo parecía indicar que en México habría 3 conciertos, los 3 en el Foro Sol. Después se dejó entrever que una de esas 3 fechas sería para Guadalajara.

El tiempo pasaba y el pesar de los fans de Bunbury y compañía parecía caer, hasta que uno de los principales organizadores del Forum de las Culturas mencionó que la banda de Zaragoza, España, se presentaría el 25 de septiembre en el Estadio Universitario.

Sin embargo, la banda no confirmó este dato y la versión de que en Monterrey no habría concierto de Héroes volvía a tomar fuerza.

Corría el mes de agosto y todo parecía perdido, por lo que muchos fans regios pusieron sus miras en ir al Foro Sol, hasta que el día 6 de ese mes lo que parecía imposible se haría realidad: Héroes del Silencio confirmaba que el 25 de septiembre se presentarían en el Auditorio Coca Cola de Monterrey, llenando de alegría a miles de fans de Monterrey y la región.

El día llegó: el hermoso y mágico Auditorio Coca Cola sería testigo del rencuentro de Bunbury, Cardiel, Valdivia y Andreu con el público regiomontano.

A las 9:30 de la noche las luces se apagaron y los acordes de “El Estanque” sonaron, observándose solamente las siluetas de Juan Valdivia y Enrique, hasta que de pronto el velo que cubría el escenario cayó dejando al descubierto a los Héroes del Silencio, volviéndose todo un éxtasis total.

El concierto continuó cargado de intensidad con “Deshacer el mundo”, “Mar adentro”, “La carta”, “Sirena varada” y “Bendecida”, con el público sumamente emocionado.

Héroes del silencio contó para esta gira con una producción de primer mundo, iluminación impactante y una calidad de sonido impecable, cosa que el público disfrutó al máximo.

Se escucharían también “Opio” y “La Herida”, y de repente la banda salió del escenario y haría su aparición sobre un pequeño templete ubicado cerca de la segunda sección de localidades, para interpretar “Con nombre de guerra”, “Héroe de leyenda”, “Flor venenosa”, “No más lágrimas” y “Apuesta por el rock and roll”, generando que en talud se realizara el popular “slam”, además de que se encendieron hogueras en esa sección.

La parte final del show estaba por llegar, pero la gente quería aun más de Héroes del Silencio, y así sonaron “Entre 2 tierras”, “Maldito duende” y “Avalancha”, canción con la cual la banda se despidió por primera vez del público, regresando minutos después para tocar “Oración” y la “Chispa adecuada”, despidiéndose por segunda ocasión.

Pasaron escasos 5 minutos y las luces no se encendían, por lo que el público no se movía de sus lugares, pidiendo al menos una canción más y Héroes del Silencio regresaría para complacer a las 15 mil almas reunidas en Fundidora, para cerrar con “Tesoro” y “En los brazos de la fiebre”, teniendo un emotivo cierre de concierto, despidiéndose ahora sí definitivamente después de 2 horas y media de show, el cual permanece tatuado en la memoria de todos los asistentes.

SETLIST

1.- “El Estanque”
2.- “Deshacer el mundo”
3.- “Mar adentro”
4.- “La Carta”
5.- “Bendecida”
6.- “Sirena Varada”
7.- “Opio”
8.- “La Herida”
9.- “Flor Venenosa”
10.- “Apuesta por el rock and roll”
11.- “Héroe de Leyenda”
12.- “Con nombre de leyenda”
13.- “No más lágrimas”
14.- “Nuestros nombres”
15.- “El mar no cesa”
16.- “Entre 2 tierras”
17.- “Maldito duende”
18.- “Iberia sumergida”
19.- “Avalancha”
20.- “Oración”
21.- “Tumbas de sal”
22.- “Chispa adecuada”
23.- “Tesoro”
24.- “Malas Intenciones”
25.- “En brazos de la fiebre”

Continue Reading

Te recomendamos