Connect with us
Monterrey Rock

Especiales

Crónica: Cuando el circo de Mötley Crüe llegó a Monterrey

Published

on

La alineación original de la banda se presentó por primera vez en Monterrey como parte del Carnival of Sins Tour.

Hace 12 años, la cantidad de conciertos de artistas internacionales en la ciudad se encontraba en aumento con la inauguración de la Arena Monterrey.

Bandas legendarias como Kiss, Def Leppard y The Cure pisaron el recinto regiomontano durante los primeros 24 meses del recinto, pero nada se comparaba a lo que iba a llegar un 22 de marzo del 2006.

Después de casi un poco más de seis años, Mick Mars, Nikki Sixx, Vince Neil y Tommy Lee dejaron atrás sus diferencias y se reunieron para gusto (y sorpresa) de la comunidad rockera.

Eran finales del 2005 y la noticia llego a oídos de todo el país: la alineación original de Mötley Crüe se presentaría por primera vez en dos ciudades mexicanas, una era la capital y la segunda Monterrey.

Los boletos salieron a la venta en diciembre y los fans no dudaron en elegir su regalo de Navidad, el cual llegaría durante la primavera del siguiente año.

Esta no era la primera vez que Mötley ofrecía un concierto en Monterrey ya que dos diferentes alineaciones visitaron el Teatro Fundidora en 1994 y 2000, con John Corabi en la voz y Samantha Maloney en la batería, respectivamente.

Tras una exitosa gira con temática circense titulada “Red White and Crüe”, la banda californiana agregó una serie de conciertos en el resto de Estados Unidos y México, la cual cambiaría de nombre a “Carnival of Sins”, con justa razón.

Como no hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla, el calendario marcó por fin ‘Miércoles 22 de marzo del 2006’.

La expectativa era muy grande, pues debido a la época, no era tan fácil enterarse de lo que sucedería una vez que el reloj marcara las nueve de la noche.

La única manera de saber qué había detrás del telón era haber visto un concierto transmitido por cable, pero ni siquiera tener una noción de lo que sería el show era preparación suficiente para los asistentes.

Una vez en el lobby de la arena, el primer vistazo que se podía dar a través de los accesos al graderío, eran dos plataformas suspendidas en las alturas, pero el impacto llegaba una vez cruzando las cortinas.

Erguido en un extremo de la cancha, se encontraba un descolorido telón rojiblanco que colgaba de dos carpas, en iguales condiciones. No era un circo en decadencia, era el escenario.

El público fue llegando lentamente, a tal grado que parecía que el recinto luciría a menos de la mitad de su capacidad, sin embargo, al momento que se apagaron las luces, más de siete mil Crüeheads llegaron a un verdadero carnaval de pecados.

Dos pantallas a los costados mostraron un cortometraje animado en stop motion en el que el cuarteto busca una manera de detener un asteroide (llamado Sean Connery).

Luego de un par de minutos llenos de referencias y mucho humor negro, llegó al escenario un pequeño pero horroroso payaso a dar la bienvenida con dos bailarinas y música de System of a Down como fondo.

La adrenalina estaba al tope y justo cuando los regios creyeron que la emoción no podía ser superada, se escucharon los primeros acordes de “Shout at the Devil” junto a los gritos y aplausos de la gente, que estalló al ver a Neil, Sixx, Lee y Mars rodeados por fuego en un circo de tres pistas mientras el telón se levantaba. La formación original de Mötley Crüe estaba presente.

Uno a uno, los éxitos de la banda fueron recetados sin parar, iniciando con “Too Fast for Love”, “Red Hot” y “Ten Seconds to Love”, tema en el que las bailarinas hicieron lo suyo en un muy revelador vestuario. Primera de varias ocasiones de la noche.

El frenesí arribó con “Looks That Kill”, al igual que la pirotecnia en “Louder Than Hell” y “Live Wire”, última canción del primer acto.

La dinámica del inicio se repitió. Se proyectó la segunda parte del cortometraje en las pantallas y Mighty Mike, quien salió de payaso en el primer acto, apareció como un motociclista para anunciar “Girls, Girls, Girls”.

Las chicas bailaban, la raza saltaba y el ambiente de la Arena Monterrey se volvió salvaje con “Wild Side” y “Primal Scream”. Nikki Sixx dio seguimiento a la locura con su solo de bajo y teclado en el que, asemejando a un científico loco, se llenó de fuego y pirotecnia.

Después del momento romántico de la velada con “Home Sweet Home”, “Without you” y “Glitter”, la cual fue acompañada con un acto de danza en telas, uno de los tantos actos circenses de la noche, entro los que destacaban traga fuegos y malabaristas, aunque no tanto como el “trapecista” principal.

Tommy Lee bajó del escenario para atravesar al público y volar con un arnés a las plataformas en lo alto para realizar su solo de percusión con objetos como sierras, extinguidores y botes de metal mientras se columpiaba de una plataforma a otra. Nada extraño para el baterista.

El concierto se acercaba al final pero los éxitos seguían corriendo. “Dr. Feelgood” con enfermeras sexys y una boda lésbica en “Same ol’ Situation” siguieron ambientando al público.

Tommy volvió a tomar el mando con su sección Tommy Cam, en la que grababa mujeres del público levantando sus blusas y transmitiéndolo en las pantallas del lugar. Luego de la interpretación de “If I Die Tomorrow” y “Sick Love Song”, el set terminó lleno de energía y pirotecnia con “Kickstart my Heart”.

Monterrey pedía más, por lo que el inflable de un payaso gigante se levantó sobre el escenario y todo el elenco del circo reapareció para despedirse de su público con “Anarchy in the U.K.” de los Sex Pistols.

Fuego, agua, humo, confeti y mucha música salieron del escenario para cerrar un gran show con un gran boom.

Mötley Crüe regresó a la ciudad en el 2008, 2011 y dijeron adiós en el Final Tour 2015.

Cada uno de los seis conciertos de la banda en la Sultana del norte fueron memorables, pero ninguno como la primera vez que los miembros originales visitaron tierras regias para dar una espectacular función verdaderamente pecaminosa.

Resumen
Crónica: Cuando el circo de Mötley Crüe llegó a Monterrey
Nombre
Crónica: Cuando el circo de Mötley Crüe llegó a Monterrey
Descipción
La alineación original de la banda se presentó por primera vez en Monterrey como parte del Carnival of Sins Tour.
Autor
Medio
Monterrey Rock
Logo
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Woodstock se va Pa’l Norte

Published

on

Un recuento de cómo la ciudad de Monterrey se convirtió en un imán para festivales.

A sólo unos cuantos años del resurgimiento de los festivales dentro de la escena musical de la ciudad, el movimiento popularizado en Estados Unidos se ha vuelto una tendencia arrasadora con pocas probabilidades a desaparecer o incluso a disminuir.

Pa´l Norte logra un enorme acontecimiento en el que se mezclan diversos géneros musicales.

Este 20 y 21 de abril, la ciudad de Monterrey temblará una vez más ya que se realizará por séptima ocasión el festival Pa’l Norte.

Ha sido revelado el cartel de lo que será uno de los conciertos más memorables del año, intrigando a saber cómo hemos llegado a ser un lugar digno de conciertos y festivales internacionales luego de estar desaparecidos por años.

La fiebre desencadenada por Woodstock y Summerfest inspiró a organizadores mexicanos para crear el Festival de Rock y Ruedas en Avándaro de 1971.

Su impacto repercutió tanto en el sistema político que, para prevenir movimientos sociales, se tomaron medidas para disminuir al máximo las congregaciones musicales y proyectos relacionados con el rock.

Después de años de espera, el 9 de octubre de 1981, la Sultana del norte se convirtió en la ciudad que albergó uno de los primeros grandes conciertos
celebrados en nuestro país a cargo de Queen.

Esto invitó a artistas internacionales como Rod Stewart a realizar por primera vez presentaciones en Monterrey y el resto de México.

La ciudad de Monterrey no fue ajena a estos eventos a partir de entonces. Soda Stereo, The Cure, Guns n’ Roses, Bon Jovi y demás artistas llegaron a la capital de Nuevo León en los noventa.

La demanda por estos espectáculos hizo posible la creación de recintos como el Auditorio Fundidora en 1994 y la Arena Monterrey, una vez iniciado el nuevo milenio.

El rock sigue presente en la escena festivalera con el Machaca; Northside Rock Park Meeting Fest; el recién llegado Mother of All Fest; y el veterano Monterrey Metal Fest, que abrió la puerta a festivales musicales de metal para nuestro país como el Hell & Heaven Metal Fest, que se posiciona al nivel de festivales extranjeros como el Wacken Outdoor Fest y Download.

A partir de la primera década de este siglo una nueva ola de festivales ha surgido y, con seis años en la mente de los fanáticos de la música, el festival Pa’l Norte se consolida como el evento de mayor crecimiento en su tipo.

Su primera edición fue el 24 de noviembre del 2012 en el Parque Diego Rivera
con una audiencia de 35 mil personas y ha sido reubicado al Parque Fundidora
en el que reunió a más de 150,000 personas el año pasado.

Se registró público que viajó de ciudades fronterizas de Estados Unidos para asistir al evento, así como personas de Colombia, Guatemala y El Salvador.

Una cifra que será superada este fin de semana con más de 220 mil asistentes.

Pueden ser conciertos en recintos para cientos de personas como el Café Iguana y Escena, o eventos masivos donde las cifras de asistencia llegan a superar los seis dígitos las que dejan en claro un mensaje: pedimos (y seguiremos pidiendo) música.

Continue Reading

Especiales

El soundtrack retro de Ready Player One

Published

on

Una película futurista con detalles de cultura pop, con un soundtrack que va de Van Halen hasta Duran Duran, una buena propuesta visual y musical.

En Monterrey Rock no hacemos reseñas de películas, sin embargo esta ocasión nos enfocaremos en el soundtrack de una película de este 2018 llamada Ready Player One.

Esta película futurista se centra en el año 2045 en donde es posible vivir en una realidad virtual mientras el mundo se va cayendo a pedazos.

Escrita por Ernest Cline-Zak Penn y dirigida por Steven Spielberg, esta propuesta nos indica los detalles de la cultura pop más fuerte que nunca, como referencias al ATARI, cubos Rubik, comics, Star Wars, Plaza Sésamo, Beatles, Back To The Future, superhéroes, películas como Breakfast Club, Sixteen Candles, Ferris Bueller’s Day Off, etc…

Para quienes gustan de la cultura pop, sobre todo la ochentera, esta película es ideal.

Sin embargo, la cuestión no es destacar el film, si no el soundtrack. La combinación de las escenas con las canciones hicieron una mezcla tan buena que la película destaca por eso mismo.

Te dejamos el soundtrack de Ready Player One:

Continue Reading

Especiales

Se cumplen 7 años del reencuentro de Caifanes

Published

on

Caifanes se reencontró el 9 de abril de 2011, durante el festival Vive Latino.

“¿Ya supiste lo de Caifanes?” Me preguntaba una persona muy allegada, la tarde del 14 de diciembre de 2010.

Mi respuesta lógica fue: “¿algo relacionado con alguna demanda, pelea o algo así?” – “No, va a haber rencuentro… los 5… y en el Vive Latino del otro año.”

Me quedé pendejo, digo perplejo. No daba crédito a esto. Lo siguiente fue pensar: ¿Saúl y Alejandro hicieron las “pases”? ¿Se olvidaron los rencores? ¿Sanaron las hondas y viejas heridas? ¿O se trataba del maldito/bendito dinero? El punto era que esto era cierto y el furor caifanesco renacía.

Había que estar ahí. Caifanes fue parte importante de mi vida y este sería un momento único: después de casi de 16 años de separación, escándalos y odios, los 5 Caifanes estarían juntos en un escenario, lo cual me generaba un sinfín de expectativas. Y sí: ahí estuve.

El 9 de abril de 2011 llegó y la aventura caifanesca tomó forma. El ambiente afuera del Foro Sol era festivo, todo mundo con la emoción e ilusión a flor de piel, ante el rencuentro de su banda con la banda.

Por momentos la situación se volvió caótica y densa, ya que ante la falta de boletos mucha gente fue al Foro a tratar de ingresar a como diera lugar, dándose el “portazo”, con todo y enfrentamiento con policías anti motines (me llevé mi respectivo “recuerdito”: un policía me golpeó con su escudo en la espalda, al quedar mis amigos y yo en medio del enfrentamiento).

El momento soñado tantas veces llegó cerca de las 10:30 de la noche, pasó lo que nunca creímos posible, el infierno se congeló y los primeros acordes de “Será por eso” rompieron el aire del Foro Sol y 70 mil almas comenzaron a vibrar.

El ensueño continuaría con un par más del álbum debut de Caifanes: “Mátenme porque me muero” y “Viento”, ya desde este momento las lágrimas de muchos brotaban sin parar.

Fue impactante ver a Saúl y a Alejandro sonreírse el uno al otro, mientras ejecutaban su música hombro con hombro y a Sabo Romo darle un beso en la mejilla a Marcovich; la magia estaba ahí y la estábamos sintiendo todos: tanto el quinteto como el público… la comunión era total.

La etapa del “Diablito” fue recreada con “Antes de que nos olviden”, “Dioses Ocultos” y “Detrás de ti”, en donde quedó comprobado que el poderío de los Caifanes estaba intacto.

Uno de los momentos más prendidos de la noche llegaría con “Nubes”, fue exquisito escuchar esas líneas de bajo de Sabo y los riffs de Alejandro conjuntándose de gran manera. Y qué decir de “Piedra”, una de las “perlitas” de Caifanes (“perlita”, por aquello de que no es de las más conocidas por los “fans de moda”, ni la más comercial).

Después de tanta adrenalina e intensidad llegaría un momento de paz con “Ayer me dijo un ave”, la cual representó uno de los momentos más emotivos del reencuentro, canción en la que el ambiente se cargó de una vibra tan especial que nunca olvidaremos los ahí presentes.

La onda de “El nervio del Volcán” continuaría, ahora con la maravillosa “Aquí no es así”, con Alejandro haciendo llorar esa guitarra Ibanez gris, mientras Saúl cantaba abrazado a él.

La avalancha de emociones continuaría con clásicos de clásicos como “Afuera”, “Miedo” y “Nos vamos juntos”, con la cual Caifanes se despidió por primera vez del escenario, ya que regresarían para interpretar 3 canciones más, “El negro cósmico”, “Amanece” y “Hasta morir”, las cuales llevaron al público al extasis.

Nuevamente Alfonso, Saúl, Diego, Alejandro y Sabo se despedirían del público, pero minutos después regresaron al escenario del Foro Sol.

La parte final del reencuentro caifanesco se daría con las canciones insignias de la banda; primeramente sonaría “No dejes que”, después “La célula que explota” y finalmente aquella canción que cambiaría el rock mexicano (les guste o no les guste): “La Negra Tomasa”.

Ahora sí Caifanes se despedía de forma definitiva del Vive Latino; los 5 Caifanes se mostraban más que contentos, se abrazaban y se miraban con un brillo especial en los ojos.

70 mil personas atestiguamos el reencuentro más impensable del rock en español y la nostalgia se convirtió en emoción del presente.

La reunión contemplaba inicialmente solo un concierto más: un show en el Festival Coachella, el cual rompió records de taquilla gracias a Caifanes.

Después se daría la noticia de que la banda emprendería una gira, no teniendo planes en ese momento de grabar disco.

La gira fue tan exitosa que se postergó hasta nuestros días. El disco nunca llegó, pero lo que sí llegaron fueron escándalos: Alejandro Marcovich salió (o lo echaron) del grupo, dando la banda muy poca información al respecto.

Los dimes y diretes se accionaron y con el paso del tiempo se hicieron cada vez más directos.

Pero creo que esto ya todos lo saben. Prefiero recordar esa noche mágica del 9 de abril de 2011, la noche en la que el rock mexicano triunfó.

Resumen
Se cumplen 7 años del reencuentro de Caifanes
Nombre
Se cumplen 7 años del reencuentro de Caifanes
Descipción
Caifanes se reencontró el 9 de abril de 2011, durante el festival Vive Latino.
Autor
Medio
Monterrey Rock
Logo
Continue Reading

Te recomendamos