Dr. Feelgood una obra maestra de Mötley Crüe

0
110
drfeelgood-obrasmaestras-motleycrew

Dr. Feelgood de Mötley Crüe es un disco que ha influido a muchos artistas, entre ellos a Metallica.

“Say hello to my little friend”… Todos recordamos la famosa frase de Tony Montana en el filme de culto “Scareface”, sin embargo nunca imaginaríamos la relación que podría tener con la banda llamada Mötley Crüe.

Tal como lo hiciera Brian De Palma en “Sacareface”, Bob Rock, el productor canadiense, llevó a la banda angelina por un paseo de sexo (“Slice Of Your Pie”, “Sticky Sweet”, “She Goes Down”, “Rattlesnake Shake”), drogas (“T.N.T. Terror ‘N Tinseltown)”, “Dr. Feelgood”, “Kickstart My Heart”), amor y desamor (“Without You”, “Same Ol’ Situation (S.O.S.)”, “Don’t Go Away Mad (Just Go Away)”); y por supuesto mucho rock & roll, en un disco que marcaría el cierre de la década de los ochentas para Mötley Crüe como una banda en regeneración mental y corporal, por parte de sus integrantes.

Después de que el bajista Nikki Sixx fuera declarado muerto y hubiera revivido, gracias a una inyección de adrenalina directa al corazón que le aplicó un médico a finales de 1987 (esto serviría de inspiración para el sencillo: “Kickstart My Heart”), la banda se embarcó en un esfuerzo por mantener la sobriedad y se metieron en el estudio con canciones que hablaban de toda esa vorágine de situaciones y peripecias de sus integrantes, mezclando un poco la fantasía con la realidad y el cine, dando como resultado que en septiembre de 1989 saliera a la luz uno de los discos más vendidos de la banda.

drfeelgood-portada

La canción que le da nombre al disco se lanzó como primer sencillo y relata la historia de un dealer de droga latino del área de Los Angeles, apareciendo en el video una parodia de la película “Scarface”.

Sin duda, “Dr. Feelgood” es uno de los discos que mejor retrata los excesos, vivencias y situaciones de una época.

Es también uno de los álbumes más famosos y recurridos por los amantes del género del glam; un trabajo que les condujo a un gran éxito comercial.

Definitivamente muestra una madurez musical de todos sus integrantes, a pesar de que en cierto momento Nikki Sixx declarara que, estando sobrio, la banda era un poco “aburrida”.

A pesar del gran éxito de ventas y los premios de la crítica por el excelente trabajo en el álbum, aunado a exitosas giras mundiales; en 1992 el cantante Vince Neil dejaría la banda alegando que lo habían despedido y abriendo paso a John Corabi como vocalista, lo que le daría fin (por un tiempo) a la alineación original de Mötley Crüe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here