Connect with us
Monterrey Rock

Especiales

LA TUMBA: vio nacer, morir y renacer el barrio antiguo.

Published

on

El “musicantro cultubar”, La Tumba, vio nacer, morir y renacer el barrio antiguo.

Texto: Alvarrock García @Alvarrock_GM

La vida nocturna en Monterrey ha visto a varios lugares que han surgido y se han ido, sin pena ni gloria, y a otros que se han ido y han regresado, pero de entre toda la gama de opciones de diversión hay pocas que han permanecido fuertes a pesar de los pesares: uno de ellos es, sin lugar a dudas, La Tumba.

El “Musicantro cultubar”, se encuentra en el corazón del Barrio Antiguo, entre Diego de Montemayor y Dr. Coss. En este 2018 cumplirá 24 años de existencia, 24 años de ser uno de los lugares de mayor tradición para los noctámbulos de esta ciudad.

Buena música, un ambiente íntimo y acogedor, excelente servicio y un “no sé qué que qué sé yo” hacen de este lugar algo especial, que lo ha mantenido vigente a pesar de las crisis económicas o de inseguridad.

Aunque la especialidad de la Tumba es la trova, el “musicantro cultubar” ha acogido a bandas de rock, blues, jazz,
hard core, reggae y hasta vallenato.

Ahí han tocado artistas como Jaime López, Arturo Meza, “El Mastuerzo”, Fernando Delgadillo, Terror, La Barranca, Oceransky, Alejandro Filio, Agnostic Front, Kenny y los Eléctricos, Hernaldo Zúñiga.

Asimismo, La Tumba fue un lugar importante durante el auge del rock regiomontano en los 90’s, ya que por su escenario pasaron diversas bandas, de entre las que destacan El Gran Silencio.

La Tumba se ha mantenido no sólo como un “antro” tal cual, es prácticamente un centro cultural lleno de buena vibra; tal vez es precisamente este factor el que lo ha mantenido vigente incluso cuando la vida nocturna en Monterrey estuvo por desaparecer por la inseguridad que se vivió en nuestra ciudad durante los convulsos años 2010 y 2011.

Podemos decir que el “musicantro cultubar” de Sergio “Pájaro” Treviño es, junto con el Café Iguana, el lugar de mayor tradición en la vida nocturna regiomontana, el cual ha visto nacer, morir y renacer el Barrio Antiguo.

Apasionado de la música y la fotografía, y de la conjugación de ambas.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Woodstock se va Pa’l Norte

Published

on

Un recuento de cómo la ciudad de Monterrey se convirtió en un imán para festivales.

A sólo unos cuantos años del resurgimiento de los festivales dentro de la escena musical de la ciudad, el movimiento popularizado en Estados Unidos se ha vuelto una tendencia arrasadora con pocas probabilidades a desaparecer o incluso a disminuir.

Pa´l Norte logra un enorme acontecimiento en el que se mezclan diversos géneros musicales.

Este 20 y 21 de abril, la ciudad de Monterrey temblará una vez más ya que se realizará por séptima ocasión el festival Pa’l Norte.

Ha sido revelado el cartel de lo que será uno de los conciertos más memorables del año, intrigando a saber cómo hemos llegado a ser un lugar digno de conciertos y festivales internacionales luego de estar desaparecidos por años.

La fiebre desencadenada por Woodstock y Summerfest inspiró a organizadores mexicanos para crear el Festival de Rock y Ruedas en Avándaro de 1971.

Su impacto repercutió tanto en el sistema político que, para prevenir movimientos sociales, se tomaron medidas para disminuir al máximo las congregaciones musicales y proyectos relacionados con el rock.

Después de años de espera, el 9 de octubre de 1981, la Sultana del norte se convirtió en la ciudad que albergó uno de los primeros grandes conciertos
celebrados en nuestro país a cargo de Queen.

Esto invitó a artistas internacionales como Rod Stewart a realizar por primera vez presentaciones en Monterrey y el resto de México.

La ciudad de Monterrey no fue ajena a estos eventos a partir de entonces. Soda Stereo, The Cure, Guns n’ Roses, Bon Jovi y demás artistas llegaron a la capital de Nuevo León en los noventa.

La demanda por estos espectáculos hizo posible la creación de recintos como el Auditorio Fundidora en 1994 y la Arena Monterrey, una vez iniciado el nuevo milenio.

El rock sigue presente en la escena festivalera con el Machaca; Northside Rock Park Meeting Fest; el recién llegado Mother of All Fest; y el veterano Monterrey Metal Fest, que abrió la puerta a festivales musicales de metal para nuestro país como el Hell & Heaven Metal Fest, que se posiciona al nivel de festivales extranjeros como el Wacken Outdoor Fest y Download.

A partir de la primera década de este siglo una nueva ola de festivales ha surgido y, con seis años en la mente de los fanáticos de la música, el festival Pa’l Norte se consolida como el evento de mayor crecimiento en su tipo.

Su primera edición fue el 24 de noviembre del 2012 en el Parque Diego Rivera
con una audiencia de 35 mil personas y ha sido reubicado al Parque Fundidora
en el que reunió a más de 150,000 personas el año pasado.

Se registró público que viajó de ciudades fronterizas de Estados Unidos para asistir al evento, así como personas de Colombia, Guatemala y El Salvador.

Una cifra que será superada este fin de semana con más de 220 mil asistentes.

Pueden ser conciertos en recintos para cientos de personas como el Café Iguana y Escena, o eventos masivos donde las cifras de asistencia llegan a superar los seis dígitos las que dejan en claro un mensaje: pedimos (y seguiremos pidiendo) música.

Continue Reading

Especiales

El soundtrack retro de Ready Player One

Published

on

Una película futurista con detalles de cultura pop, con un soundtrack que va de Van Halen hasta Duran Duran, una buena propuesta visual y musical.

En Monterrey Rock no hacemos reseñas de películas, sin embargo esta ocasión nos enfocaremos en el soundtrack de una película de este 2018 llamada Ready Player One.

Esta película futurista se centra en el año 2045 en donde es posible vivir en una realidad virtual mientras el mundo se va cayendo a pedazos.

Escrita por Ernest Cline-Zak Penn y dirigida por Steven Spielberg, esta propuesta nos indica los detalles de la cultura pop más fuerte que nunca, como referencias al ATARI, cubos Rubik, comics, Star Wars, Plaza Sésamo, Beatles, Back To The Future, superhéroes, películas como Breakfast Club, Sixteen Candles, Ferris Bueller’s Day Off, etc…

Para quienes gustan de la cultura pop, sobre todo la ochentera, esta película es ideal.

Sin embargo, la cuestión no es destacar el film, si no el soundtrack. La combinación de las escenas con las canciones hicieron una mezcla tan buena que la película destaca por eso mismo.

Te dejamos el soundtrack de Ready Player One:

Continue Reading

Especiales

Se cumplen 7 años del reencuentro de Caifanes

Published

on

Caifanes se reencontró el 9 de abril de 2011, durante el festival Vive Latino.

“¿Ya supiste lo de Caifanes?” Me preguntaba una persona muy allegada, la tarde del 14 de diciembre de 2010.

Mi respuesta lógica fue: “¿algo relacionado con alguna demanda, pelea o algo así?” – “No, va a haber rencuentro… los 5… y en el Vive Latino del otro año.”

Me quedé pendejo, digo perplejo. No daba crédito a esto. Lo siguiente fue pensar: ¿Saúl y Alejandro hicieron las “pases”? ¿Se olvidaron los rencores? ¿Sanaron las hondas y viejas heridas? ¿O se trataba del maldito/bendito dinero? El punto era que esto era cierto y el furor caifanesco renacía.

Había que estar ahí. Caifanes fue parte importante de mi vida y este sería un momento único: después de casi de 16 años de separación, escándalos y odios, los 5 Caifanes estarían juntos en un escenario, lo cual me generaba un sinfín de expectativas. Y sí: ahí estuve.

El 9 de abril de 2011 llegó y la aventura caifanesca tomó forma. El ambiente afuera del Foro Sol era festivo, todo mundo con la emoción e ilusión a flor de piel, ante el rencuentro de su banda con la banda.

Por momentos la situación se volvió caótica y densa, ya que ante la falta de boletos mucha gente fue al Foro a tratar de ingresar a como diera lugar, dándose el “portazo”, con todo y enfrentamiento con policías anti motines (me llevé mi respectivo “recuerdito”: un policía me golpeó con su escudo en la espalda, al quedar mis amigos y yo en medio del enfrentamiento).

El momento soñado tantas veces llegó cerca de las 10:30 de la noche, pasó lo que nunca creímos posible, el infierno se congeló y los primeros acordes de “Será por eso” rompieron el aire del Foro Sol y 70 mil almas comenzaron a vibrar.

El ensueño continuaría con un par más del álbum debut de Caifanes: “Mátenme porque me muero” y “Viento”, ya desde este momento las lágrimas de muchos brotaban sin parar.

Fue impactante ver a Saúl y a Alejandro sonreírse el uno al otro, mientras ejecutaban su música hombro con hombro y a Sabo Romo darle un beso en la mejilla a Marcovich; la magia estaba ahí y la estábamos sintiendo todos: tanto el quinteto como el público… la comunión era total.

La etapa del “Diablito” fue recreada con “Antes de que nos olviden”, “Dioses Ocultos” y “Detrás de ti”, en donde quedó comprobado que el poderío de los Caifanes estaba intacto.

Uno de los momentos más prendidos de la noche llegaría con “Nubes”, fue exquisito escuchar esas líneas de bajo de Sabo y los riffs de Alejandro conjuntándose de gran manera. Y qué decir de “Piedra”, una de las “perlitas” de Caifanes (“perlita”, por aquello de que no es de las más conocidas por los “fans de moda”, ni la más comercial).

Después de tanta adrenalina e intensidad llegaría un momento de paz con “Ayer me dijo un ave”, la cual representó uno de los momentos más emotivos del reencuentro, canción en la que el ambiente se cargó de una vibra tan especial que nunca olvidaremos los ahí presentes.

La onda de “El nervio del Volcán” continuaría, ahora con la maravillosa “Aquí no es así”, con Alejandro haciendo llorar esa guitarra Ibanez gris, mientras Saúl cantaba abrazado a él.

La avalancha de emociones continuaría con clásicos de clásicos como “Afuera”, “Miedo” y “Nos vamos juntos”, con la cual Caifanes se despidió por primera vez del escenario, ya que regresarían para interpretar 3 canciones más, “El negro cósmico”, “Amanece” y “Hasta morir”, las cuales llevaron al público al extasis.

Nuevamente Alfonso, Saúl, Diego, Alejandro y Sabo se despedirían del público, pero minutos después regresaron al escenario del Foro Sol.

La parte final del reencuentro caifanesco se daría con las canciones insignias de la banda; primeramente sonaría “No dejes que”, después “La célula que explota” y finalmente aquella canción que cambiaría el rock mexicano (les guste o no les guste): “La Negra Tomasa”.

Ahora sí Caifanes se despedía de forma definitiva del Vive Latino; los 5 Caifanes se mostraban más que contentos, se abrazaban y se miraban con un brillo especial en los ojos.

70 mil personas atestiguamos el reencuentro más impensable del rock en español y la nostalgia se convirtió en emoción del presente.

La reunión contemplaba inicialmente solo un concierto más: un show en el Festival Coachella, el cual rompió records de taquilla gracias a Caifanes.

Después se daría la noticia de que la banda emprendería una gira, no teniendo planes en ese momento de grabar disco.

La gira fue tan exitosa que se postergó hasta nuestros días. El disco nunca llegó, pero lo que sí llegaron fueron escándalos: Alejandro Marcovich salió (o lo echaron) del grupo, dando la banda muy poca información al respecto.

Los dimes y diretes se accionaron y con el paso del tiempo se hicieron cada vez más directos.

Pero creo que esto ya todos lo saben. Prefiero recordar esa noche mágica del 9 de abril de 2011, la noche en la que el rock mexicano triunfó.

Resumen
Se cumplen 7 años del reencuentro de Caifanes
Nombre
Se cumplen 7 años del reencuentro de Caifanes
Descipción
Caifanes se reencontró el 9 de abril de 2011, durante el festival Vive Latino.
Autor
Medio
Monterrey Rock
Logo
Continue Reading

Te recomendamos