Obras Maestras: “Animals” – Pink Floyd

0
586

Este día se cumplen 40 años de una obra maestra del rock progresivo: “Animals” de Pink Floyd.

La trayectoria de Pink Floyd está marcada por aspectos fascinantes: épicos shows en directo, escándalos, excesos, historias impactantes y, claro, lo más importante, joyas discográficas. En este orden de ideas, retomaremos una de ellas puesto que dicha obra se encuentra cumpliendo ni más ni menos que 40 años de vida, me refiero al profundo “Animals”.

Este disco salió al mercado el 23 de enero de 1977 y desde antes de su salida comenzó a llamar la atención por diversos aspectos. Pink Floyd se encontraba en 1976 trabajando en el que sería su disco número 10. El álbum en cuestión sería de corte “conceptual”, teniendo como eje rector la obra de George Orwell “La rebelión en la granja”. Así, Roger Waters, principal compositor del grupo, utilizó a los animales como referencia para expresar su pensar ante las desigualdades sociales, la política y los grupos de poder, por lo cual el álbum se llamaría “Animals”. Las sesiones de grabación terminaron y los resultados fueron contundentes: 3 canciones larguísimas y poderosas, más una canción partida en 2, con la que se abre y se cierra el disco.

El disco fue controversial, puesto que se le dieron diversos significados. Unos veían en esta obra una justificación del capitalismo salvaje, mientras otros veían lo contrario. El detalle es que este álbum posee un poderío incuestionable, tanto a nivel musical como lírico. En cuando al concepto del disco ya se habló un poco líneas arriba, pero la riqueza de este material de Pink Floyd no se limita a un concepto o a letras profundas, sino que el vehículo de ambas cosas, la música, es también notable.

Percibimos en este material a un Pink Floyd directo y sin contemplaciones, guitarras poderosas, en donde destacan los poderosos solos y contundentes riffs de David Guilmour; Nick Mason ofrece uno de los mejores trabajos de su carrera, en el cual demuestra su versatilidad en el manejo de diversos ritmos e intensidades; el papel de Rick Wright en este álbum ha sido un tanto menospreciado, pero creo que hay que destacarle su manejo del órgano Hammond, sabiendo crear atmósferas muy distintas a lo realizado en discos anteriores; por otro lado, Roger Waters también demuestra que no solo es el motor creativo de la banda, sino que también es un bajista de primer orden.




“Animals” representa un paso adelante con relación a “Wish you were here” y con él se percibe también lo que viene en “The Wall”; a 40 años de distancia este disco de Pink Floyd se mantiene vigente dentro del gusto del público y además parece mantenerse atinado en cuanto a los salvajes tiempos que vivimos a nivel mundial.

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here