ROCK & ROLAS: “Tears in heaven” – Clapton

0
1041

Hay bellísimas canciones que surgen desde la oscuridad y el dolor, uno de estos casos es “Tears in heaven”. A 25 años del fallecimiento del hijo de Eric Clapton.

Texto: Alvarrock García @Alvarrock_GM

Uno de los hechos más terribles que puede llegar a sufrir el ser humano es el fallecimiento de un hijo; si bien toda muerte de un familiar es dolorosa, esta se eleva aún más cuando es un hijo el que pierde la vida. Desafortunadamente, Eric Clapton sufrió esta terrible situación en condiciones sumamente impactantes.

El 20 de marzo de 1991, Connor de 4 años, hijo de Eric Clapton y su esposa Lory Del Santo, falleció al caer de la ventana del departamento de la madre de Del Santo, el cual se ubicaba en el piso 53 de un rascacielos, en Manhatan, Nueva York. Se dice que días antes, padre e hijo fueron a un espectáculo circense, en el que las piruetas y las acrobacias causaron fascinación al pequeño Connor, quien después de esto comenzó a intentarlas en su cama, la cual estaba cerca de la ventana (la cual carecía de protección), ocurriendo la impactante tragedia.

Esta dolorosa pérdida sumió en una terrible (y comprensible) depresión al guitarrista británico, de la cual logró salir gracias a su familia, amigos y, claro, a la música. 9 meses después de la muerte de Connor, Clapton logró sacar todo su dolor en una canción: “Tears in heaven”. Clapton se apoyó en Will Jennings para la composición de este emotivo tema, el cual se incluyó en la banda sonora de la película Rush, la cual salió a la luz en diciembre de 1991.

Poco después “Tears in heaven” sería incluida en el álbum Unplugged que grabaría Eric Clapton, la cual le dio la vuelta al mundo. Esta canción traería para Mano lenta un impactante éxito comercial y reconocimientos por todas partes, a pesar de que él se moría por dentro. Su matrimonio con Lory se vino abajo, la tragedia los desgastó y no pudieron seguir juntos, pero a pesar de esto Eric se mantuvo sobrio y alejado de las drogas, como una especie de homenaje a su hijo.

“Tears in heaven” es una canción dolorosamente bella, que inevitablemente te toca el alma, está llena de sentimiento, de amor y dolor, una de las canciones más emotivas de toda la historia.

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here