Santana hace vibrar Monterrey

0
851

Carlos Santana llevó a más de 8 mil regiomontanos a un viaje musical inolvidable.

Considerado como uno de los mejores guitarristas del mundo, Carlos Santana, llegó a Monterrey después de tres años para deleitar a 8800 regios con un show de casi tres horas como parte de su “The Corazón Tour”; la noche fue disfrutada de principio a fin. Un enorme, psicodélico y llamativo “Santana” que estaba plasmado al fondo del escenario, servía de fondo para los asistentes quienes no dudaron en fotografiarse con aquel paisaje detrás.

De pronto, poco después de las 21:00 horas, en medio de foto y foto, las luces bajaron para dar pie a lo que sería una inolvidable velada. Portando su peculiar sombrero italiano y un traje café, pisó el escenario ‘El Maestro’ siendo recibido con fuertes aplausos y estruendosos gritos. No pasó ni un segundo cuando el músico ya hacía retumbar toda la Arena Monterrey con el vibrar de las cuerdas: “Toussaint L’ Ouverture” fue la pieza que abrió la noche.

“Es un honor estar en su presencia. Gracias por estar aquí, con nosotros”, gritó Santana desatando gritos entre la multitud que era conformada, en su gran mayoría, por adultos. Después, saltos y baile emanaron de “Yaleo”, una de las piezas más disfrutadas de la noche. Sin embargo, la bomba estalló con “Black Magic Woman”, que llegó con la presencia de Gregg Rolie, quien se quedó para interpretar algunos otros temas después, como “Hope Your Feeling Better” que amarró al público en un mismo sueño.

La zona cancha se convirtió en total disfrute y entrega al son de “Oye Como Va”, donde entre paso y paso se formó un mar de almas que al ritmo de la guitarra agradecían a Santana por la gran noche. “¡Eres el único maestro!”, le gritó un fanático al músico en un oportuno momento de silencio, por lo que éste, al escucharlo, volteó y agradeció. Acto seguido cayó al escenario una gran bandera de México que un seguidor le obsequió a su ídolo, quien sin pensarlo dos veces la extendió con gran orgullo.

La impecable habilidad de Santana recorría todo el ambiente, y con “María María” demostró una vez más el por qué es considerado como uno de los mejores guitarristas a nivel mundial. Con dos guitarras a la vez, una de ellas sobre un pedestal, Carlos Santana hizo feliz a los rockeros corazones.

El éxtasis llegó con “Corazón Espinado”, tema coreado por todas las gargantas presentes; y más adelante, otro gran momento de deleite se hizo presente con el maravilloso solo de batería que regaló al público regio su esposa, Cindy Blackman, dejando atónito a todo el público. La piel erizada parecía convertirse en elemento principal del show, la emoción recorría todos los cuerpos; las almas eran guiadas por las cuerdas y los sentidos resonaban ante cada percusión.

Simplemente impresionante. Fue después de casi tres horas que, entre habilidosos sonidos y grandes ovaciones, Santana dio fin a la festejada velada con “Saideira”, dejando un excelente sabor de boca a todo aquel que asistió a la función.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here