The Great Gig In the Sky – Pink Floyd

0
3299

Considerada como una de las obra maestras del tecladista de Pink Floyd, Rick Wright: The Great Gig in the Sky, es una oda a la vida y el gradual descenso a la muerte.

Y no me da miedo la muerte, en cualquier momento llegará, me da lo mismo. ¿Por qué debería tener miedo de morir? No hay razón para ello, tienes que irte en algún momento.

Con estas palabras da inicio la que sería una de las piezas más emblemáticas de la agrupación británica de rock progresivo, Pink Floyd; canción desprendida de la inigualable producción «Dark Side of the Moon» lanzada en el año de 1973.

La idea detrás de The Great Gig in the Sky se remonta a la progresión de acordes que Richard Wright solía interpretar en las presentaciones del tour de 1972, a esta pieza inicialmente se le nombró «The Mortality Sequence» o «The Religion Song», ya que la composición consistía en la melodía del órgano en vivo acompañada de grabaciones de extractos de la Biblia o fragmentos del trabajo de un escritor conservador religioso inglés.

Tras comenzar la grabación de The Dark Side of the Moon, e intentar agregar diversos efectos, entre ellos grabaciones de astronautas de la NASA, se dieron cuenta que lo que necesitaban era una voz femenina para complementar la música. A lo que Alan Parsons, ingeniero de sonido y músico, propuso la voz de Clare Torry con quien había trabajado anteriormente.

Torry no se mostró muy entusiasmada con la idea de trabajar con la banda, pero al final aceptó la oferta solamente por el dinero. Ya en la sesión de estudio, Clare escuchó la melodía y recibió instrucciones de Gilmour y Parsons de no pronunciar ni una sola palabra al momento de cantar; y tras no comprender del todo lo que la banda quería plasmar, ella pensó que necesitaba convertir su voz en un instrumento más, y eso le ayudó a explotar al máximo su rango vocal.

La luz roja de grabación se encendió y en total se hicieron dos grabaciones y una tercera incompleta, ésta última fue interrumpida por la misma Torry, quien agotada y desgastada afirmó que se estaba volviendo repetitiva y que ya había entregado lo mejor de ella misma.

Al terminar la sesión nadie expresó ningún comentario, y Clare regresó a casa pensando que nunca utilizarían su trabajo, hasta que meses después, al pasar por una tienda de discos, se encontró con el poster del, en ese entonces recién lanzado, «Dark Side of the Moon», y al percatarse que una de las canciones incluía su nombre, lo compró inmediatamente.

La versión final de The Great Gig in the Sky fue un recopilatorio de las tres grabaciones realizadas por Clare y, aunque en su momento fueron muy reservados en sus comentarios, los integrantes de Pink Floyd quedaron profundamente impresionados con el desempeño de la cantante.

Lo que comenzó como un simple pensamiento de Wright de expresar la presión y el miedo de morir por los constantes viajes en avión y autopistas a lo largo de todo América y Europa, resultó en una poderosa, emotiva y conmovedora pieza clave del segundo álbum más vendido en la historia de la música.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here