Detrás de la cancelación de un concierto

6
monterreyrock
Publicidad
Udo y Porter en Monterrey
Dale CLICK y síguenos en Twitter

¿Qué consecuencia tiene que se lleve a cabo la cancelación de un evento?

Hemos visto que a mucha gente le llega a causar gracia la cancelación de un concierto a tal grado que empiezan a burlarse que no se vendieron boletos, que el diseño del póster está feo, que si el nombre del evento, que si las bandas nadie las conoce y muchos más argumentos que pueden decir, lo que sí les puedo decir, es que para armar un show hay que invertirle un buen de lana y les explicamos un poco la logística.

Se debe separar el lugar del evento (Parque Fundidora, Arena Monterrey, Auditorio Banamex, Café Iguana, Escena, etc), lo cual implica un gasto importante inicial para el empresario, a su vez, hay que empezar a mandar anticipos a las bandas, las cuales generalmente se manejan en dólares (y ya sabemos a cómo amanece el pinky dólar).

Un paso importante (Y creo que el más difícil) es seleccionar las bandas, checar que estén disponibles, que no cobren excesivamente caro, que quieran venir a la ciudad y que los requisitos no lleguen a pasar el presupuesto del bolsillo del empresario.

Hay que aplicarle otra lanita a los permisos de municipio, impuestos, alcohol, etc. Si la banda viaja con instrumentos por carretera hay que soltar más lana para otros permisos, total siguen metiéndole lana al evento.

Otro paso es gastar en la publicidad, pagar a los medios de comunicación para que te anuncien, spots de tele, locutor, diseño, hacer un website de tu evento, así como redes sociales, aquí también se paga bastantito dinero, aunque algunos no le invierten lo suficiente.

Una vez que la banda que contrataste acepta el trato, manda un documento o “Rider” con todo lo que requieren específicamente para poder sonar como ellos quieren, aquí ponen marcas y modelos de amplis, baterias, pianos y todo lo que pueda llegar a necesitar la banda, obviamente hay que rentarlo y de igual manera es otro bonche de lana que hay que soltar.

Hasta aquí todo bien, todo viento en popa y con la esperanza del evento al 100% y con esto se empieza a hacer labor del lanzamiento del evento por redes sociales (la mayoría así lo hace).

El público responde, se pone feliz de poder tener otro evento en la ciudad, te da like, te alienta y pone toda su fe en ese evento, pero ¿Qué pasa después de esto? ¿Cuándo anuncias que los boletos ya están a la venta?

En Monterrey tenemos dos tendencias, las cuales pueden variar y modificar comportamientos: pueden comprar Pre-Ventas (Fans reales), esperar a agarrar feria(Fans leales), esperar que los pongan en promo (Fans no tan leales), esperar que los regalen en los medios de comunicación (Fans no leales) o de plano, los que ni le interesa el evento, lo critica, pero por equis razón le llegaron unos boletos gratis y resulta que fue el mejor evento de su vida (De estos hay muchos).

La baja respuesta de venta de boletos siempre va a ser un problema para el empresario, que no le queda de otra que bajar los precios, regalar más cortesías, ponerlos al 2×1 para tratar de salvar el evento y, mínimo, salir tablas de toda la inversión que ya se realizó, ya que de otra manera se perdería más dinero.

Hay dos razones para cancelar un evento, las cuales no pueden evitarse: la poca respuesta de la gente y las condiciones inapropiadas para el evento.

Cuando se cancela por la baja venta de boletos, todo aquí es pérdida, las bandas no te regresan anticipo, ni a los que les separaste el equipo, la publicidad ya se hizo, los spots salieron, usualmente nadie te regresa un peso de los miles que ya soltaste; si te va bien, te pueden re-agendar la fecha para otro evento, sin embargo, de igual manera, el grupo no está comprometido a regresar a tu próximo evento.

Entonces la única persona que pierde al cancelarse un evento es el empresario y los fans reales, lo cual no es nada agradable para ninguna de las dos partes.

El público de Monterrey es difícil que hasta a los grandes festivales los atacan, siempre hay gente inconforme, tirándole a lo que se mueva, que si tal banda, que si algo apesta, que está muy pop el evento, que si ya no es rock, que si bla, bla, bla!

Un comentario que inunda en las redes sociales es: ¿Por qué no los traen a Monterrey?, los traen y ¿Qué pasa?, ¡Nada!, lo que pudiera ser un evento de 2,000 ó 3,000 personas termina siendo de 150 personas, ¡De las 2,000 que pedían a gritos a esa banda!

Entonces, ¿Cuál es el error del empresario? ¿Creer que Monterrey está preparado para cualquier tipo de evento? ¿Creer que el público de Monterrey va a dejar de ser apático? ¿Creer en exigencia de tener más eventos internacionales?

Sin duda alguna, es un tema más complejo de lo que se cree y perder dinero bajo ninguna circunstancia es agradable para nadie.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí