Conciertos

“Caligaris Somos Todos”, Tour Monterrey 2016.

Caligaris en Monterrey, 2016. Monterrey Rock.

Una vez más, Los Caligaris armaron un alboroto en la ciudad.

 

A casi veinte años de carrera, y diez de haber visitado por primera vez Monterrey, Los Caligaris siguen siendo los mismos apasionados que en 1997 persiguieron el sueño idílico de vivir de la música, y además divertirse.

Una vez más, y como siempre, Los Caligaris armaron un alboroto con el público regio. Fue anoche, en el estacionamiento del Estadio De Beisbol Sultanes De Monterrey, donde se presentaron como parte de su gira Caligaris Somos Todos.

Horas antes, había estado lloviendo mucho en la periferia; sin embargo, todo pareció alinearse para que a la hora del evento el cielo se despejara y ninguno de los asistentes sufriera contratiempos.

Así, al filo de la media noche, la banda salió a entregarse.

—Qué lindo volver a vuestro país. El año que vine van a ser diez años que estamos viniendo. Gracias por tanto cariño — mencionó Martin Pampiglione, vocalista de la banda.

Fue un agasajo de éxitos, donde los cordobeses nos dieron un recorrido por su historia musical. “Todos locos”, “Mi estanciera y yo”, “Nadie es perfecto”, “Aunque no quiero”, “Razón”, “Florentinos y Ferminas”, “Que corran”, “Mejilla izquierda”, “Añejo W”, “Tyson”, “Kilometros”, “Vino y soda”, “El amor nunca pasa de moda”, “Entre vos y yo”, “Quereme así”, “El colectivo”, “Luchamos por la causa”, entre otros, fueron los temas que sonaron.

Piruetas, narices rojas, playeras agitándose en el aire, vasos de cerveza, todo lo que pasa cuando se experimenta a Los Caligaris en vivo, todo eso, una vez más, en una noche para no olvidar. Y aunque el show no tuvo mucho de novedad, una vez más el público hizo la diferencia. Por doquier se les vio bailar, cantar, besarse y embriagarse, felices, sin penas, disfrutando del show.

El ausente esta vez fue Marcos Ozamis (saxofón), quien por motivos de salud no pudo estar presente en este show, pero fue suplido por Iztli Rubacalva, sax de los Victorios. Las sorpresas de a noche fueron dos: Percance quien compartió micrófonos con Los Caligaris en “Mi estanciera y yo” e Inspector que hizo lo mismo con “Anejo W”.

Algo que sobresalió, es que mientras Caligaris estaba en el escenario, se le vio a Felipe Sandoval trompetista de Percance, repartir discos entre el público. Buen gesto de parte de la banda. Pero Caligaris no se quedó atrás con el detalle, pues sorprendieron cuando al final todos formaron con playeras verde, blanco y rojo la bandera mexicana en el escenario.

Así, una vez más, Los Caligaris ofrecieron un show memorable, en el que el buen tiempo estuvo de su lado.

 

Click to comment

Lo más visto

To Top