Monterrey Rock

Inicio » Noticias » Oliver Tree en Monterrey: un concierto muy particular

Oliver Tree en Monterrey: un concierto muy particular

oliver tree

El estrafalario cantante californiano se presentó en el Auditorio Pabellón M, brindando un show alucinante.

Los jueves son el día perfecto para un precopeo al fin de semana, pero a veces también son el día ideal para ir al Auditorio Pabellón M a disfrutar de un gran show.

Así pasó ayer con el norteamericano Oliver Tree, quien trajo a Monterrey su show de la gira Cowboy Tears, su más reciente álbum.

Para los que no lo conozcan, el cantante de Santa Cruz, California, es un artista que ha demostrado tener una trifecta bastante inusual de buena música, gran humor y atuendos versátiles. Destacando además por versatilidad, al contar con canciones de música pop, electrónica, rock e incluso country en sus más recientes producciones.

oliver tree

La noche dio inicio cuando las luces del lugar se apagaron por completo, mientras el escenario iluminaba de rojo las siluetas del baterista y guitarrista de nuestro cantante.

Oliver Treeentró de manera feroz al escenario, anunciando su llegada al comenzar con Forget It, una canción donde colaboró con Getter pero que fue increíblemente recibida entre los fans de ambos músicos.

Inmediatamente pudimos notar que la noche sería explosiva, ya que desde el principio se dio una gran interacción entre el cantante y la audiencia, pidiendo que saltaran, que movieran las manos, gritando con todos… y esto sucedió apenas en la primera canción.

Alien Boy dio sus primeras notas al aire para que el público enloqueciera con una de las melodías favoritas del cantautor.

“Tenemos dos canciones más para esta noche”, exclamó el cantante californiano, mientras los presentes gritaban repetidamente “¡otra, otra, otra!”, dando así inicio a más canciones.

Dando un saludos a Monterrey y tras una pequeña pausa se dio el primer discurso de la noche, mientras escuchábamos cómo el artista nos habló sobre u evolución, tanto en música como en guardarropa, con el tono tan cómico que lo caracteriza.

“Soy un ser humano y tengo permitido cambiar de atuendo. Por 5 malditos años usé la misma ropa, así que nos vamos a cambiar. ¡Y si no me viste con este viejo atuendo es tu maldito problema!”, expresó Oliver.

Todo esto mientras se empezaba a quitar el hoodie exagerado, los pantalones super acampanados para ver un traje diferente debajo de él hasta que se desarrolló un inesperado altercado (evidentemente planeado) con el guitarrista de la agrupación.

Vimos golpes y saltos en la tarima de una manera cómica que pocas veces vemos en un concierto, con los involucrados en la pelea saliendo del escenario mientras nuestro artista volvió gritando “¡Pinche gringo wey!”, en lo que empezaba a llorar diciendo “¡Ven pendejo, chinga tu madre!”, seguido del guitarrista volviendo al escenario.

oliver tree

All That comenzó a salir de las bocinas mientras gritaba “todos los que fumen hierba levanten las manos”, iniciando una canción llena de baile, manos moviéndose y gritos eufóricos.

Hay que destacar que Oliver Tree fue mundialmente famoso el año pasado gracias a su canción viral en Tik Tok, a lo que hizo referencia inmediatamente.

“Para los que no conocen Tik Tok, es una plataforma diseñada para niños de 0 a 4 años. Ya se que ésta es la canción que quieren ver así que vamos a darle de una vez”, dijo el cantante, para dar inicio así a “Life Goes On” con los regiomontanos vueltos locos.

Al finalizar la canción pudimos ver cómo se fue del escenario gritando “¡Adiós mother fuckers!”.

Después surgieron sonidos de música vaquera y de carretas llegando a lo lejos, con lo que se dio el intro a Cowboys Don’t Cry, de su más reciente disco, con el intérprete usando un llamativo traje azul de vaquero.

“Ésta que viene es acerca de una historia muy triste, es de un trío que nunca se llevó a cabo”, inmediatamente Swing & a Miss se dejó escuchar para que el americano guiara a la audiencia a levantar las manos y cantar a todo pulmón.

Canción tras canción, gritos y más gritos del público nos podíamos dar cuenta de que estábamos en frente de un artista que aunque no muchos conocen mundialmente, está 100% comprometido con sus fanáticos y su show.

Al terminar Cash Machine el guitarrista en el escenario le empezó a arrojar cosas a Tree, mientras gritaba “¡¿Qué demonios estás haciendo!?”, iniciando nuevamente una pelea en el escenario en donde al estar en el suelo siendo pateado por el guitarrista, escuchamos una increíble e inesperada referencia a Edgar Se Cae, un clásico del internet. “¡Ya wey, pinche pendejo wey!”, salió de la boca de Oliver mientras la totalidad de los presentes nos moríamos de risa.

Let You Down sonó mientras todos lanzábamos las manos al aire y cantábamos a ritmo de las bocinas.

“¡No más, no más!”, palabras que escuchamos antes de que nos presentaran a los músicos en el escenario. Una cálida ola de aplausos llenaron el inmueble tomando en cuenta que teníamos (aparentemente) músicos de Oaxaca y Puerto Vallarta. Y, ¿por qué no?, se dio otra pelea entre guitarrista y cantante, mientras los fans gritaban “¡culero, culero!” como si estuviéramos en una función de lucha libre.

“Muchos no lo saben pero yo soy de Monterrey. Mi abuela está en el público y quiero que le canten las mañanitas”, señaló Oliver Tree desde su lugar para dejar al Pabellón M llenar sus paredes de gente cantando “Las mañanitas”. Es más que evidente que lo que acabamos era mentira, pero fue increíble seguir viendo el dominio natural del público que estábamos presenciando.

Hurt se hizo presente ante todos los que asistieron para que gritáramos de emoción y emociones a ritmo de la música. Con todos gritando y moviendo las manos.

“¡Mi llamo es Oliver Tree, adiós!”, dijo el estrafalario cantante, mientras pintaba el dedo de manera cómica saliendo del escenario.

¡”Una más, una más. Oliver, Oliver, Oliver!”, salía de los pulmones de todos los presentes hasta que emergiendo de nuevo, triunfalmente y corriendo con la bandera de México encima podemos ver al cantante corriendo en la tarima para lo que sería la última canción de la noche.

Con una guitarra eléctrica en mano inició I’m Gone para que todos pusieran los cuernos del rock con el sonido pesado tan característico de esta canción. Dando final a la noche empezamos a escuchar la música de Seinfield, dándonos a entender que en efecto acabamos de ver una mezcla perfecta entre un show musical y de comedia. Sin más, se despidieron los presentes del escenario dando fin a una increíble presentación.

El día de ayer pudimos ver que aún tenemos músicos increíbles y dedicados en la industria. Con una versatilidad sin igual, coreografía perfectamente planeadas y una energía única, Oliver Tree nos demostró que lo “raro” es bueno. Tan bueno que nos da una noche de música inolvidable.

Comprometido con su show, asegurándose que en todas las canciones la audiencia participara y con la meta (cumplida) de contagiar su energía el americano Oliver Tree Nickell trajo un espectáculo que no solo no te puedes perder, sino uno que tienes que repetir.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *