División Minúscula tomó el control de Monterrey en su 20 aniversario

0 24

Con ‘Secretos’, División Minúscula alzó sus voces entre frenesí y éxitos para festejar en Monterrey sus 20 años de trayectoria.

Monterrey.- Sus voces nunca se callan, y es por eso que tras 20 años haciendo ruido y trayendo éxitos, División Minúscula festeja a lo grande, y es que el 2016 está lleno de razones por las cuales echar la casa por la ventana: la banda originaria de Matamoros (pero adoptada por Monterrey) además de festejar su 20 aniversario, también cumple las 15 primaveras de su primer álbum, ‘Extrañando casa’, además recientemente hicieron su primer Auditorio Nacional. Por ello y mil razones más, la banda toma el control y celebra a lo grande con su tour Secretos, donde también promocionan su recién estrenado EP.

El turno de vivir aquella fiesta llena de frenesí llegó para Monterrey la noche del viernes en el Auditorio Pabellón M, donde alrededor de 3 mil almas pudieron revivir pasajes de su adolescencia y echar a andar la nostalgia que cada éxito de la banda saca a relucir.

Sin preámbulos ni banda abridora, pasadas las 21:00 horas subieron Javier, Kiko, Luque, Ricci y Efrén al escenario, cada uno tomando su instrumentos y calentando motores mientras se ajustaban detalles.

Al fondo de la tarima adornaba una enorme manta simulando una carretera que llevaba escrito el nombre de su EP, Secretos, y fue justo con los temas de éste con los que inició la velada. “Día de juicio” dio el banderazo, y a esta siguieron los temas “Frenesí”, “Sin nombre”, “Secretos” y “Miss Terrorista”.

Al término de la última canción de su EP, comenzó a ascender la enorme manta del escenario, dejando paso a una que plasmaba la portada del icónico “Extrañando casa”, es ahí donde el mundo entero encendió el foco sobre su cabeza y se percato de qué era lo que vendría para las próximas horas: un recuento de su historia musical a través de sus álbumes.

“¿Cómo están, Monterrey? Es muy bonito ver caras conocidas que estuvieron hace 15 años”, expresó Javier y dio paso al viaje musical.

El primer set lo conformaron éxitos de antaño como “Simple”, “Televidente”, “Feliz primer aniversario”, “Hombre nuevo” y “Extrañando casa”, tema que le da el nombre al disco.

“Voy a levantar mi vaso para celebrar 10 años de este disco […] ha sido mucha celebración de División Minúscula; 15 años de Extrañando Casa, 10 años de Defecto Perfecto, y 20 años de que Kiko y yo formamos esta banda; los amigos crecen, la familia crece”, expresó Blake emocionado.

“Monterrey es nuestra casa y eso lo saben de entrada… ¡Salud!”, agregó para cerrar su brindis.

Tras culminar la primera parte, la manta desapareció para darle paso a una que mostraba a un felino con alas, representando su faceta en ‘Defecto perfecto’, su álbum icónico. Para este momento se eligieron los éxitos “Veneno es antídoto”, “Cada martes”, “Sognare”, aunque en un formato más tranquilo y acústico, donde la voz del público era la líder, “Me tomé una pastilla” y “Crimen”. (Así es, “Sismo” fue la gran ausente… pero a eso voy).

A la noche llegó Sirenas en medio de ovaciones e intriga sobre qué es lo que se escucharía. Los temas elegidos para el set fueron “Control”, “Tan fuerte… tan frágil”, “Nuestro crimen”, “Muriendo en un simulacro” y por supuesto “Luces de esta ciudad”, que la banda dedicó a todos los regios.

Aunque todo mundo esperaba que comenzaran los temas de ‘Divisón’, lo siguiente en vivirse era un set acústico. Mientras algunos de los integrantes de la banda se dieron un breve break, Javier tomó su guitarra acústica y echó a andar “Préstame tu piel” y “Año nuevo”. Luego, “Casa de cristal” fue tocada con unos arreglos más al estilo country, cosa que encantó al público. Para cerrar el bloque tranquilo, los suspiros se apoderaron del ambiente con “Cursi”.

Ahora sí llegó el turno de ‘División’; “Humanos como tú”, “S.E.D.” y”Cazador de sueños” hicieron lo suyo, , y aunque parecía que aún faltaba más, con “Diamantina” Blake pidió un aplauso para cada uno de los integrantes, dio las gracias y todos bajaron de la tarima, pero… ¿A quién querían engañar? Faltaban dos canciones, prácticamente obligadas, una de ellas casi su emblema.

Enmedio de aplausos y gritos, la banda volvió a subir, y claro, los acordes de “Sismo” comenzaron. Los saltos y ‘empujones amistosos’ comenzaron en la zona vip, donde el público estaba de pie, provocando un sismo de alegría y rock. Seguido al tema llegó ahora sí su despedida con “Voces”, para dejar claro que sus gargantas cantarán y nunca callarán.

Así, tras 30 canciones en casi 3 horas, División Minúscula festejó a más no poder aquella ‘división’ que ha prevalecido por 20 años, ese sentimiento de dividir momentos entre fan e ídolo, dividir conciertos, dividir canciones, dividir facetas, y sobre todo dividir esa alegría de crecer, pues División creció a la par de sus fans, quienes ya no tienen 15 años, y esa noche, fieles como siempre, se encontraban coreando una a una sus canciones.

0/5 (0 Reviews)

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.