‘Marauder’: el regreso perfecto de Interpol

0 253

La banda neoyorquina estrenó disco y aquí te decimos qué tal está.

En 2010 el tímido, introvertido pero a la vez extraño y sombrío Carlos Dengler decide dejar Interpol ya con el disco terminado que se publicaría ese mismo año, todo bien hasta ahí pero a final de cuentas era un rompimiento.
La banda logró salir sin muchos rasguños de esa ruptura como cuando en las relaciones parece que todos salen bien librados y los dos siguen por su lado pero, sabemos que alguien resiente más la pérdida.

Interpol se levantó tan bien como pudo en 2014 con “El pintor” pero hay que aceptarlo, no fue un disco bueno; fue un disco de transición para la banda, de buscar nuevos sonidos, de volver a iniciar y tal vez de aprender nuevamente a realizar las cosas.

Tuvieron que pasar 4 años para que la Banda decidiera hacer algo nuevo y durante ese tiempo se dio la gira de aniversario del primer disco “Turn on the bright lights” y visitas más que exitosas a México.

Justamente fue en la CDMX cuando en una pared de Casa Picnic aparecían unas coordenadas, nadie sabía lo que pasaba pero fue ahí donde días después Paul Banks y compañía daban una conferencia de prensa anunciando el lanzamiento de Marauder.

¿Por qué Mexico? Han declarado abiertamente que es uno de los mejores países para ellos y que disfrutan mucho estar con nosotros, tanto que a mediados de agosto realizaron 2 shows muy íntimos en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris donde ya comenzaban a tocar canciones del nuevo disco como NYSAW y The Rover.

Y llegó el día, el 24 de agosto escuchábamos por primera vez a Marauder, un monstruo de disco que venía con un perfil sencillo pero que sinceramente es de lo mejor del 2018.

Tengo que ser sincero y decir que no era algo que esperaba, Interpol tiene un estilo muy marcado, el riff, la batería y la voz es algo que detectas que es de ellos cuando apenas suenan algunos segundos, pero esto era diferente; ritmos de cierto modo más alegres, más vivos y una banda que se ve en su momento más fuerte en los últimos 8 años.

Y así empezaba Marauder, con la sensanción que siempre te da Interpol de estar caminando en un ambiente limpio y verde, cuando de repente un riff o un cambio de ritmo ya te transformó todo en un entorno con luces de neón rojas y un olor a cigarro que no se te quita en días.

Empezamos con “If You Really Love Nothing”, segundo sencillo de la banda que tiene como singularidad que en el video aparece Kristen Stewart, con ritmo un poco más rápido de lo que nos tenía acostumbrado, con la temática de una relación un tanto oscura y de un hombre cansado que al final decide dejar ir a la mujer que creía que amaba.

Después viene “The Rover”, primer sencillo de la banda que vimos la primera quincena de Julio, nos habla de cómo lograr hacer un cambio al menos interno, y de qué puedes lograr para que otros te sigan. Batería que te comienza a destrozar, la voz de Paul Banks se pierde y vuelve, te deja en la oscuridad y de repente en un cambio te vuelve a levantar sólo para dejarte caer un golpe que te hace querer seguir corriendo pero que sabes que tu cuerpo no aguantará; puede parecer una descripción extraña pero ese es el sabor que al menos en estos casi 8 minutos te va dejando Marauder.

Inmediatamente llega “Complications”, que como su nombre lo dice habla de autodestrucción, de saber que las cosas serán más difíciles pero porque tú mismo las provocas, sabes que algo está mal pero sigues en ese camino, en esta canción Paul maneja un tono aún más agudo de voz que parece que te va arrullando

El cuarto puesto de esta pieza llega “Flight of Fancy”, ritmo atípico, una historia de una pareja que te está frenando pero luego sabemos que se debe romper, todo debe llegar a un final feliz (?) para los dos.

En quinto lugar llega “Stay in Touch” una de las canciones más largas que ha realizado la banda en toda la carrera, con una guitarra y batería que parecen fuera de tono, una narrativa un poco más rápida y una canción que podría parecer un descanso…o al menos eso es lo que quieren que creas.

“Interlude 1” viene a ser un respiro para que replantees lo que está haciendo la banda, a pesar de ser sólo 61 segundos te deja pensando qué es lo que estás escuchando, qué es lo que quieres y si realmente quieres seguir escuchando este disco. Puedes cerrar los ojos y sentir que estás caminando por un túnel sin ver absolutamente nada, te tiras al vacío.

Después de este breve descanso viene “Mountain child” que a mi parecer viene ser la mejor canción del disco, nos recuerda a ese niño interior que alguna vez soñó o sigue soñando, tal vez la única canción con letra esperanzadora y que te quiere mostrar una luz al final del camino.

“NYSAW” (Noy you see me at work), fue de las primeras canciones que tocaron en vivo aún antes de salir el disco completo, breve pero concisa descripción de los complejos procesos de enamoramiento, una radiografía a lo completo y enfermo que pueden llegar a ser las relaciones.

“Surveillance” bien podría ser el perfecto soundtrack de un capítulo de Black Mirror, nos habla de todo lo que pasa en estos días en Social Medía la letra contiene frases como “We are leaving something frame by frame” donde de una manera directa nos da a entender que todo lo vivimos a través de nuestro celular; una crítica cruda al mundo donde estamos desarrollando casi todo nuestro día en 2018.

¿Has tenido un amor de oficina? ¿Una ligera obsesión hacia esa chica nueva? “Number 10” es una historia de amor atípica en tiempos monótonos, ¿al final se logra? No lo sabemos.

Si nos ponemos muy exigentes y no vemos lo que está haciendo Interpol con este disco, que quiere hacer algo distinto, que está planteando tal vez un nuevo comienzo podríamos decir que “Party is over” está de más en el disco, la voz de Paul se ve un tanto opacada o comida por los demás instrumentos dejándote en momentos sintiendo que estás oyendo algunos lamentos, pero si lo vemos del lados positivo te puede encantar y te prepara de manera perfecta para el final.

A diferencia del primero “Interlude 2” tiene un sentido distinto, no es un túnel ya el que estás pasando, has llegado a la orilla de la playa, sudando y con ganas de quedarte sentado por horas viendo las únicas 4 estrellas en el cielo.

Es aquí cuando llegamos a “It probably matters” ¿esperabas un final feliz? pues con Interpol no lo tienes el día de hoy, ese sabor amargo, ácido y raro que te queda cuando te pones a pensar que si pudiste hacer mejor las cosas, que si hubieras cambiado tal vez no habría tenido un final.

Esto lo logra Interpol, te deja pensando, sacudido, ha cambiado su fórmula por una mejor o peor para muchos, pero a pesar de que su esencia es casi imposible de cambiar, este disco sorprende por lo bien que está hecho y por haberse arriesgado de una buena manera a realizar cosas diferentes.

Creo de manera personal qué hay que escucharlo mínimo 2 veces, pensar las letras, escuchar más a fondo los acordes y dejar que la batería te transporte a un túnel oscuro que te golpeará una y otra vez.

0/5 (0 Reviews)

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.