Inicio » Noticias » Sax: un ícono del rock mexicano
sax-maldita-vecindad

Sax: un ícono del rock mexicano

Este 14 de marzo se anunció el fallecimiento de Eulalio Cervantes Galarza, “Sax”, músico mexicano que con Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio alcanzó la fama, pero sobre todo el reconocimiento, el respeto y el cariño de millones de personas.

Si algo distinguió a Sax fue precisamente su amor por la música. Desde niño comenzó esa pasión, pues a los 11 años de edad tuvo su acercamiento con el clarinete.

El potosino continuó con los instrumentos de viento hasta toparse con el saxofón, instrumento que se convirtió en una extensión de su cuerpo y de su alma.

Su talento lo llevó a brillar desde muy joven, siendo reconocido en su natal San Luis Potosí.

De hecho llegó a estudiar en el Instituto de Bellas Artes de San Luis Potosí y en el Conservatorio Nacional de Música de la Ciudad de México, lo que habla de su capacidad artística.

Ya en 1986 cofundó la Maldita Vecindad, grupo con el que logró cosas impensables: salir del underground, convertirse en una banda consolidada no solo a nivel nacional, sino de alcances internaciones, incluyendo giras por Europa.

Y esto no fue obra de la casualidad, puesto que la música de la Maldita era un rico coctel de corrientes musicales mezcladas con crónicas urbanas y crítica social.

Desafortunadamente, Sax cayó en cama debido a una extraña y grave enfermedad, lo cual deterioró notablemente su salud.

En ese difícil proceso se hicieron manifiestas las diferencias que tuvo con sus compañeros de Maldita Vecindad y sin que se haya dicho de manera clara (Sax ya no era mencionado en las publicaciones de la banda), salió del grupo.

Te puede interesar: El Escena Monterrey: espacio de pasión por la música

Pero ni eso ni sus problemas de salud frenaron su inquietud artística y buscó la manera de poder crear música nueva, apoyándose en varios amigos.

Fue así como surgió el sencillo “Otros nosotros”, el cual se publicó apenas la semana pasada.

Desafortunadamente se contagió del (maldito) COVID-19 y tuvo que ser hospitalizado hasta que ocurrió este triste desenlace.

Pero a Sax siempre lo recordaremos con su clásica estampa: ropa estrafalaria, larga melena cubierta con un sombrero, lentes oscuros y “su arma” entre las manos, un saxofón, bailando, brincando, sonriendo, con los ojos cerrados sintiendo y transmitiendo su pasión por la música.

En paz descanse Eulalio Cervantes, “Sax”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top