Monterrey Rock

Los Espíritus regresaron a Monterrey

La agrupación argentina de rock y blues progresivo regresó a Monterrey como parte de su “Gira Sancocho Stereo USA-Mexico 2022”.

Los Espíritus regresaron a Monterrey este 9 de Noviembre, para presentarse en el Nandas Barrio Antiguo como parte de su “Gira Sancocho Stereo USA-Mexico 2022”, luego de haber girado en varias ciudades de Latinoamérica y Europa.

“Sanchocho Stereo”

Con este tour están presentando su “Sancocho Stereo”, el quinto álbum de estudio de la banda.

El grupo Los Espíritus está compuesta por Maxi Prietto en guitarra y voces, Miguel Mactas en guitarra, Martín Ferbat en bajo, Pipe Correa en batería y Luciano Scalera en percusión.

Monterrey Rock Instagram

“Sancocho Stereo” es una idea que comenzó en entregas por capítulos uno y dos, consolidado en una pieza.

“Si el arte consiste en transformar el caos en belleza, Sancocho Stereo es la representación sonora de esta sentencia”, se dice la página oficial de la agrupación.

Los Espíritus se centran en un estilo de rock y blues progresivo rock con sonidos psicodélicos y
con bases de ritmos latinos, pero este álbum llevó la experimentación a otro nivel, ya que
incorporaron desde samples de radio, hasta diálogos de periodistas argentinos como parte de
las composiciones.

El concierto de Los Espíritus en Monterrey

El concierto contó con las participaciones de Los Estuches y Cuervos, quienes cumplieron con su función de calentar el ambiente para la presentación de Los Espíritus.

Festival Ceremonia 2023

Desde antes que se abriera el telón se comenzaron a escuchar las bases rítmicas de la batería y las percusiones, y después de incorporarse el resto de los miembros de la banda al “Jam”, el concierto dio inicio con “Todo Bien” una de las canciones más distintivas de “Sancocho Stereo, para luego complacer con “La mirada” de su álbum más reconocido, “Agua Ardiente”.

Procedieron a tocar una versión experimental de “Ola Blanca” del álbum de 2019 “Caldero”, ya que después de los solos instrumentales, los músicos empezaron a fluir en lo que aparentaba ser mera improvisación sobre su propia base, extendiendo la canción varios minutos más que la original. Luego tocaron “Jesús rima con Cruz” de su primer álbum autotitulado antes de regresar a “Caldero” con “Motivos” la primera canción de ese álbum.

La energía del recinto comenzó a elevarse cuando se escucharon las primeras notas de “Jugo” una de las canciones más populares de la banda, parte de “Agua Ardiente”. Luego regresaron a “Caldero” con “Destino” y “Semillas de Luz” canciones que fueron muy bien recibidas por el público.

Después nos presentaron una canción nueva, “Navidad”, justo para calentar “Huracanes”, otra de las canciones más populares de la banda, parte de “Agua Ardiente” y definitivamente una de las favoritas del público.

Introdujeron su álbum “Gratitud” con “Las Cortinas” una canción sincera y relajada que fue coreada por todos en el lugar, para después regresar a “Agua Ardiente” con “Las Armas Las Carga el Diablo” y “Lo echaron del bar” del álbum auto titulado, ambas canciones se prestaron para la improvisación por los miembros de la banda.

Pero sin duda el epíteto de la noche se dió con “Vamos a la Luna” , la versión que se tocó de esta canción es una que ninguno de los presentes había escuchado antes, incorporando detalles de la versión original del álbum “Gratitud”, y el remix hecho para el “Sancocho Stereo”, aunado a que los Espíritus se dejaron poseer por sus instrumentos y comenzaron a realmente sentir y fluir a través de su música. Esta canción fue conectada con “Noches de Verano” del primer álbum.

Concluyeron esta increíble presentación con “La Rueda que mueve al mundo” que vaya que movió al público, quienes girando en el slam, hicieron una rueda de humanos para representar la alegoría de la rueda de la cual habla la canción.

Con muchísima humildad y simpatía, Los Espíritus saludaron a la audiencia e incluso permitieron que algunos de sus seguidores los conocieran en el backstage al terminar la función, sin duda una noche llena de conexión espiritual que perdurará en nuestras memorias por siempre.