Monterrey Rock

Inicio » Reseñas Conciertos » 35 grados, botas y tejana: Caloncho en Pabellón M

35 grados, botas y tejana: Caloncho en Pabellón M

Caloncho en Pabellón M

Este viernes Caloncho se presentó de nuevo en el escenario del Auditorio Pabellón M, y con este show dio inicio a su gira 2021 por la República Mexicana.

Minutos después de las diez de la noche, entre el efecto estroboscópico de las luces, los músicos que acompañan a Caloncho aparecieron en escena, mientras los gritos descubrían una silueta con botas y tejana al cowboy- citadino-sonorense, que dio paso a “Medio oriente”, la primera canción de la noche.

“Es un día muy especial para nosotros, planeamos pasárnoslo muy chingón, espero ustedes también, que gocen, que se abracen, se besen. Gracias por estar aquí”, saludó el sonorense.

Y continuó con “Brillo mío” que, de pronto, hizo que la melodía trajera la humedad y las palmeras a La Sultana, y nos meciéramos con ellas.

Cuando escucho a Caloncho es inevitable hacer la analogía entre la estética de su trabajo y el lugar de nacimiento del cantante. Pienso en lo natural que resulta el que alguien que creció en territorio árido: tierra de yaquis, tortillas de harina y choyas -hablo de Sonora-, haga referencia a la playa; que cargue las melodías de esa humedad y frescura que tanto se añoran cuando se vive a 40 grados a la sombra.

Es curioso que el día de ayer también nos alcanzaran los 35 grados en la ciudad, justo el clima con el que guiñan las cervezas, las melodías suaves y los deseos del mar. Es por eso que la velada, quizás fue, como lo es siempre la música, un refugio para los asistentes, o como el mismo Caloncho lo dijo en un momento de la noche, quizás la música “posiblemente exista nada más para hacernos sentir mejor”.

Y así, con el transcurso de la noche nos alcanzó una oleada de éxitos, entre ellos: “Los animales”, la dulce “Bolita de pan”, “Chupetazos”, “Derroche”, “Bálsamo”, “Sensei”, “Desvelado” –canción que popularizó Bobby Pulido-, “Amor violento”, “Luna completa”, “Loco”, “Adolescentes” y “Palmar”.

Fue breve, pero suficiente para que sus fans se recargaran con esa descarga de optimismo necesario -inlcuso exagerado- que caracteriza al universo sonoro del cantante y que viene a bien para volver a encontrarse en estos espacios de interacción colectiva que habían estado desiertos por más de un año.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *