LA BARRANCA SE REENCUENTRA CON LOS REGIOS

0 20

Tras casi 5 años de ausencia en los escenarios regiomontanos, LA BARRANCA se reencontró con su ferviente público norteño dentro del marco del Festival Alfonsino de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

El lugar no podía ser mejor: la histórica y bellísima Aula Magna de Colegio Civil, espacio que poco a poco ha sido utilizado de nuevo para conciertos rock, tal como se realizaba a finales de los 60’s y principios de los 70’s en las llamadas “audiciones”.

Fue a las 8:30 de la noche cuando José Manuel Aguilera, Adolfo Romero, Quique Castro, Navi Naas y Ernick Yoshua salieron al escenario ante un lugar prácticamente lleno; y empezaron con todo: “Animal en extinción”, “Ser un destello” y “El síndrome”.

Se pudo ver a un José Manuel bastante emocionado por la gran respuesta del público, con quien tuvo un constante diálogo, recordando las primeras tocadas de La Barranca en Monterrey y mostrando su placer por estar de nuevo en la ciudad.

Seguirían con “Reptil”, extraída de su primerísimo álbum, y “Ante la Ley”, para dar paso a una de las más coreadas de la noche, “Tempestad”. Fue notable la calidad de sonido que posee el Aula Magna, lo cual fue factor para que los miembros de la banda lucieran su virtuosismo en el escenario.

El concierto continuó con “Atroz”, “Estallido interno” y una de las ya clásicas, “Alacrán”. El público presente fue bastante diverso, desde niños, adolescentes, adultos y hasta personas de la tercera edad se dieron cita en esta tocada.

El ambiente íntimo que brinda el Aula Magna, gracias a sus acabados, vitrales y a la iluminación del lugar, hicieron que canciones como “En cada movimiento”, “Corcel” y “Malecón” se sintieran aun más emotivas de lo que ya son. Se acercaba la parte final del concierto y Aguilera y compañía continuaron repasando su nutrida discografía, tocando “El el fondo de tus sueños”, “El tiempo es olvido”, “El fluir” y “Lengua del alma”, despidiéndose por primera vez del escenario.

Regresarían para cerrar con broche de oro con “Como una sombra”, canción en la que Aguilera pidió que bajarán la iluminación hasta casi quedar en penumbras, ya que “esta canción era demasiado viejita y le daba pena estar a la luz”, y la más pedida de la noche “Día Negro”, poniendo punto final a una gran noche de reencuentro musical y espiritual entre La Barranca y Monterrey.
Texto e imágenes: Alvarrock García

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.