Sigue a Monterrey Rock en Facebook

Ray Manzarek es uno de los mejores tecladistas de la historia del rock.

Sin duda alguna no podría entenderse a The Doors sin Jim Morrison, pero el resto de la banda vaya que le aportó al grupo y uno de los que más destacó fue Ray Manzarek.

El tecladista, cantante, arreglista y cineasta nació el 12 de febrero de 1939 en Chicago, Estados Unidos.

Hijo de inmigrantes polacos, Ray tuvo contacto con la música desde los 9 años y fue amor a primera oida.

Ya en su juventud siguió con la música como “hobby”, ya que se enfocó en el cine sin saber que precisamente su inclinación por el “séptimo arte” lo llevaría a su primer amor: el piano.

Y es que fue durante sus clases de cine en UCLA en donde conoció a Jim Morrison, con quien poco después fundó a The Doors, junto con John Densmore y Robby Krieger.

Te puede interesar: El documental de Netflix sobre la misteriosa muerte de Elisa Lam

A partir del caluroso verano de 1965, “las puertas se abrieron” para Manzarek y pudo por fin dedicarse de lleno a la música.

Su legado musical es importantísimo: fue el creador de un sonido único, desarrollado desde el principio de la carrera de los Doors.

Ray era quien creaba esas atmósferas a veces relajantes, jubilosas o hasta tétricas, que le daban gran identidad y sentido a las letras del “Rey Lagarto” o de Robby Krieger.

Te recomendamos: La vez que la voz de Bon Jovi sonó en Monterrey

Manzarek es además un caso especial en la historia del rock, pues The Doors utilizó varios bajistas de sesión para sus grabaciones, pero en vivo el papel del bajista ¡lo ejecutaba el propio Ray a través de un piano (un Fender Rhodes Piano bass)!

Su talento musical queda clarísimo en “Light my fire” (sobre todo en vivo, en dónde sus psicodélicos pasajes de teclado se robaban la canción), “Riders on the storm”, “Alabama song”, “Hyacinth house”, “When the music´s over”, “Moonlight drive”, entre otras canciones.

Desafortunadamente falleció el 20 de mayo de 2013 a la edad de 74 años en Alemania, víctima de cáncer en el hígado.

Su legado musical es imborrable, dejó una pesada huella e influencia en los músicos de su época y de generaciones posteriores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí