Obras Maestras: “Paranoid” – Black Sabbath

0 23

Con “Paranoid”, Black Sabbath se confirmó como una banda de época.

Sólo 8 canciones (pero ¡qué canciones!) conforman el segundo álbum de estudio de la maquinaria del mal: Black Sabbath. En junio de 1970 la banda conformada por Tony Iommi (guitarra), Geezer Butler (bajo), Bill Ward (batería) y Ozzy Osbourne (voz), se embarca en la aventura que representaba la grabación de su segundo disco.

Apenas 4 meses antes había publicado su álbum debut, titulado simplemente Black Sabbath, con el cual experimentaron con el blues y sonidos densos y duros y algunos elementos de la aun presente psicodelia. Este ejercicio representó un éxito comercial, pero también resultó un éxito artístico, puesto que le ayudó a la banda a definir el estilo que buscaban, el cual terminaron por plasmar en esta segunda placa.

Estamos ante una obra redonda, no hay ningún punto flaco, cada tema posee una enorme personalidad. No hay duda de protagonismo brutal que poseen los clásicos “War Pigs” (la cual le iba a dar nombre al presente disco, pero se cambió el mismo para evitar controversia con los defensores de la Guerra de Vietnam, “Paranoid” y “Iron Man”, las cuales se han colocado como verdaderas piezas fundamentales de lo que ahora conocemos como heavy metal. Pero hay que reconocer el misticismo y denzura de “Planet Caravan”, la psicodelia ácidamente poderosa de “Electric funeral”, la contundencia de “Hand of Doom”, el frenesí rítmico de “Rat Salad” y lo majestuoso de “Fairies wear boots”.

Con “Paranoid” Black Sabbath logró catapultarse a la fama mundial, pero además ayudó a cimentar esa cosa llamada heavy metal, convirtiéndose en una de las agrupaciones más influyentes de todos los tiempos.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.