Sigue a Monterrey Rock en Facebook

La riqueza musical del ‘supergrupo’ Temple of the Dog no se limita sólo a “Hunger Strike”, al contrario, su álbum homónimo publicado en 1991 está plagado de perlitas, destacando un blues que quema más que una brasa ardiente: “Call me a dog”.

5 minutos de dolor, de tristeza, de coraje, guiados por la portentosa voz del maravilloso Chris Cornell, quien da muestra de su poderío vocal de principio a fin, de hecho esta canción es uno de sus mejores trabajos vocales y tal vez uno de los más infravalorados de él.

Las guitarras de Stone Gossard y Mike McCready traen un aire de dramatismo, que va aumentado poco a poco, hasta volverse aquello una catarsis de emociones.

Te recomendamos: ROCK & CINE: CIUDAD DE CIEGOS

Por su parte, Matt Cameron y Jeff Ament logran amalgamarse, para mantener ese ritmo lento que explota al final de la canción.

La letra cala y duele, más de uno se ha de sentir identificado con ella. Hay un corazón destrozado, un amor desairado vuelto rabia.

Te puede interesar: Alex Lifeson sin ganas de tocar guitarra desde la muerte de Neil Peart

Ante esta canción y el disco en el que se incluye, se percibe que estamos ante músicos distintos a los demás, que conjugan gran calidad técnica con una desbordada pasión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí